Fútbol

Y Keylor Navas perdió su magia en la Champions

El portero, fantástico contra el Barça y decisivo ante el Bayern Múnich, falla frente al Manchester City en la ida de semifinales en una segunda parte en la que el PSG naufragó

El primer gol que encajó Keylor Navas en el PSG - Manchester City
El primer gol que encajó Keylor Navas en el PSG - Manchester CityThibault CamusAP

Neymar mandó en la primera parte del PSG y volvió a dejar esa sensación de que no le hace falta meter goles para ser decisivo. Lleva seis en esta Liga de Campeones, pero ninguno en las eliminatorias. Se perdió el duelo de octavos con el Barça y maravilló ante el Bayern en cuartos, pese a que el goleador fue Mbappé. Tampoco marcó en la ida de semifinales, pero sí deslumbró: cuando la pelota está en sus pies todo a su alrededor parece detenerse. La pisa, la enseña para que la vea el rival y piense que se la puede quitar, y después la vuelve a esconder para mostrar el regate imposible. El partido era suyo, aunque el tanto fue de Marquinhos.

Pero el descanso no le sentó bien a él ni a su equipo. Apareció Ney en el césped con un aparatoso vendaje en un brazo por una caída y le buscaban como salvavidas. Tenía que bajar mucho para recibir el primer pase, porque estaba agobiado el PSG. Demasiado atrás, su encuentro pasó a ser un ejercicio de supervivencia. Ya le ha sucedido otras veces y siempre ha tenido la colaboración de Keylor Navas para conseguirlo, pero esta vez el portero no estuvo fino.

El Manchester City jugaba sin un delantero de referencia, pero De Bruyne colgó una pelota en el área de esas puñeteras, a mitad de camino entre un pase y un tiro a puerta. Nadie llegó a rematar. Es más, nadie llegó a tocar la pelota, que le botó delante de las narices al guardameta y se fue para dentro sin piedad.

Era el empate del conjunto inglés, pero poco después llegaría la puntilla, en una falta en la que en realidad tuvo más culpa la barrera, que se abrió. Lo hizo Paredes, que justo había sido el autor de la infracción. Cuando Keylor quiso reaccionar fue tarde y en menos de cinco minutos, el resultado dio la vuelta.

Keylor Navas ganó tres Champions con el Real Madrid. Algún aficionado blanco le recuerda alguna «cantada», pero mayormente fue protagonista en la histórica consecución de esos tres títulos seguidos. Además, fue un portero que pudo con todo: le quitó el sitio a Casillas y resistió a las posibles llegadas de De Gea y Kepa. Se acabó marchando, aunque Zidane lo quería con él. Courtois ahora es un seguro en Chamartín.

En esta Champions, Keylor anuló cualquier opción de remontada del Barcelona en octavos y sostuvo al PSG ante el campeón Bayern, que apretó mucho. En la ida contra el City, dos días después de renovar hasta 2024, perdió el duende.