Real Madrid

La genial respuesta de Marco Asensio al mensaje de Boris Izaguirre: “Cuando te gusta un varón...”

El escritor estuvo en La Resistencia de David Broncano y habló, con admiración, del torso desnudo del futbolista del Real Madrid

Marco Asensio, sin camiseta, celebra el gol del Real Madrid al Granada en LaLiga
Marco Asensio, sin camiseta, celebra el gol del Real Madrid al Granada en LaLiga FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

La única duda que tenía Ancelotti en el once del Real Madrid, ya la ha resuelto. Como en los viejos tiempos, los aficionados del Real Madrid pueden recitar el equipo titular sin miedo a equivocarse, siempre y cuando los futbolistas estén en forma para cuando lleguen los partidos importantes, que ahora son casi todos. Nadie en el club oculta que una de las fechas claves de este trimestre es el partido del 15 de febrero contra el PSG, en los octavos de la Champions. Y ahí, a no ser que ocurra algo extraño, el titular va a ser Marco Asensio. Hasta ahora, Ancelotti había rotado en la banda derecha a Rodrygo, a Hazard y también a Asensio, pero el último les ha ganado la carrera y ahora no hay duda acerca de que su capacidad para desnivelar es superior a la de los otros dos. También Bale se encuentra en esa pelea, pero el futbolista galés tiene pinta de que ya no está para combatir en ninguna guerra.

Uno de los planes de Ancelotti con Asensio era que jugase como interior, para dar descanso a Kroos y Modric, pero el italiano no tiene problemas para rectificar sus ideas si los hechos no le dan la razón. Asensio apenas tuvo minutos en esa posición porque Kroos y Modric son inamovibles, en cambio, en la banda, se había abierto una puerta: «Ancelotti me insiste en que participe mucho, que cada vez que tenga oportunidad dispare a puerta. Estoy muy contento por la confianza que me da Carlo, que es muy importante para mí», decía el futbolista después del encuentro del domingo. Una de las virtudes y de los problemas de Asensio es que no es un futbolista con una posición determinada: no es delantero, no es centrocampista y no es extremo, pero puede ser las tres cosas. Eso le da versatilidad y hueco en el once, pero también suele quedar atrás cuando llega un experto en esas posiciones.

De ahí los elogios que Boris Izaguirre en La Resistencia, que no pudo evitar comentar su físico al quitarse la camiseta. “La importancia del moreno. Ése cuerpo, esa fibra. Porque en el fútbol no estamos acostumbrados a ese tipo de físicos así”, dijo, con entusiasmo habitual delante de Broncano. “Es lo bueno de cuanto te gusta un varón siendo varón: no es que lo quieras tocar es que quieres ser como él, tener ese cuerpo, tener esa fuerza”, gritó Boris, que terminó pidiendo a Asensio que fuera a La Resistencia: “Antes de que acabe la temporada me paso, eso si, con la camiseta puesta”, respondió con humor el futbolista del Real Madrid.

Lo que no hay duda es que tiene gol. Con el tanto frente al Granada suma ocho goles esta temporada, muy cerca ya de los once que logró en la temporada 2017-18, su récord en el Real Madrid. Es, tras Benzema y Vinicius, el que más goles y remates hace en el equipo, a pesar de que aún no entra en el once de futbolistas con más minutos. Tiene delante a Nacho, pero le va a superar. «Asensio es muy importante. Ha marcado muchos goles esta temporada, ha dado asistencias y tiene buen compromiso defensivo, que para nosotros es importante. No sé si es titular, pero importante sí. Volvió con confianza después de un periodo difícil de lesiones», decía Carlo Ancelotti.

Llegó al Madrid y su estrella brilló como la de muy pocos, pero le ha costado más dar el paso hacia la constancia, pasar del entusiasmo de la novedad a la rutina de ser importante. La lesión que le destrozó la rodilla le paró en seco y después, la recuperación fue lenta. El proceso mental, al que hasta hace poco apenas le dábamos importancia es tan fundamental como el físico. Le ha costado mucho a Asensio chutar como hacía antes, volver a recuperar la confianza en su mejor arma: tiros desde lejos, en los que el balón sale como un cohete y hace extraños que el portero no termina de comprender: «En el golpeo intento colocar bien el balón, que salga potente, si puede ser que haga un extraño para que confunda al portero», explicaba acerca de su forma de lanzar. Alguna vez ha contado cómo le sale: «Un poco de lo que llevo dentro, una cosa natural, y otra de practicar mucho».

A sus 26 años, Asensio se encuentra en un punto crucial de su carrera. Se le está catalogando como un futbolista de ráfagas, de instantes decisivos al que le falta constancia para ser más partícipe en los partidos. Pero en este comienzo de año del Real Madrid, con bajas, muchos partidos y cierta irregularidad, el delantero está siendo el más constante cuando llega lo decisivo.