Deportes

El Real Madrid y con ocho basta

El equipo blanco incluye a tres canteranos en la convocatoria ante el CSKA para poder jugar el partido de la Euroliga ante los rusos

Yabusele será una de las bajas del Real Madrid ante el CSKA
Yabusele será una de las bajas del Real Madrid ante el CSKA FOTO: DANIEL DAL ZENNARO EFE

En el banquillo, Chus Mateo y en la convocatoria, Urban Klavzar, Sediq Garuba y Baba Miller. Y enfrente el CSKA de Moscú. Eso si el virus da una tregua al vestuario del Real Madrid y el número de positivos no aumenta antes de las 20:45 de hoy. Lo que era un cartel de lujo para una jornada del Torneo de Navidad, todo un Real Madrid-CSKA, se ha convertido en un partido marcado por la pandemia... si termina disputándose que parece que sí. Al menos eso es lo que quieren madridistas y rusos. Se trata de no aumentar cuentas pendientes en un calendario ya muy sobrecargado. El encuentro que no se jugará, el primero que se suspende esta temporada en la Euroliga, será el Zalgiris-Milán. El brote de los italianos, que jugaron contra el Madrid hace justo una semana, les impide viajar a Kaunas. Tienen media docena de positivos y la plantilla de Messina está confinada hasta el día 27.

Según las normas de la Euroliga, hay partido si uno de los contendientes cuenta con ocho efectivos y al Madrid le salen las cuentas incluyendo en la lista de convocados a tres de sus canteranos. Con Klavzar, Garuba –el hermano de Usman– y Miller –un alero del que hablan maravillas– son nueve los jugadores disponibles. Se suman a Williams-Goss, Llull, Hanga, Tavares, Taylor y Vukcevic. Rudy, que sufrió un problema físico ante el UCAM Murcia, podría también jugar. El alero se entrenó con sus compañeros sanos, eso sí todos lo hicieron con mascarilla.

La plaga de positivos en el Madrid comenzó hace nueve días, pocas horas antes de la visita del ALBA Berlín al WiZink Center. Pablo Laso y Thomas Heurtel fueron los primeros en caer. El domingo, antes de jugar en Murcia, le tocó a Causeur. Después de la victoria ante el UCAM llegó el positivo de Poirier. Y el martes por la noche se sumaron a la infausta lista Randolph, Yabusele y Núñez. Las bajas en el equipo blanco van más allá de los positivos. Alocén se resintió de sus problemas en el último partido de la Liga Endesa. Abalde sigue de baja por problemas musculares y Thompkins tiene pendiente debutar esta temporada. Otro canterano, Eli Ndiaye, también tiene problemas físicos.

El equipo ruso está inmerso en el grupo de perseguidores de Barcelona y Real Madrid. Sus seis derrotas no ocultan el potencial del grupo que dirige Itoudis. «Juegan a un ritmo alto, con mucho físico, defienden con agresividad y te atrapan. Son capaces de salir al contraataque y de anotar muy fácilmente. Son gente con puntos y va a ser un partido complicado», asegura Chus Mateo antes del que será su tercer partido al frente del equipo. Buscará la tercera victoria si el virus no lo impide.