MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
23:57
Actualizado

Bertens, del susto de su vida a ser campeona en Madrid

La holandesa, que hace unos años temió por un tumor que resultó ser benigno, vence a Halep (6-4 y 6-4) y le impide volver al número uno

  • Kiki Bertens besa el trofeo de campeona
    Kiki Bertens besa el trofeo de campeona /

    Javier Lizón / EFE

Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

11 de mayo de 2019. 21:02h

Comentada
Francisco Martínez.  Madrid. 11/5/2019

Kiki Bertens pasó un año de terror entre 2014 y 2015, y no porque la derecha no entrara o se le hubiera escapado el feeling con el servicio. Era miedo de verdad. Le encontraron un tumor en la glándula tiroides y se temió lo peor. Estuvo meses a la espera del diagnóstico, sin saber a qué atenerse, y así es complicado entrenar y centrarse en el deporte. Lo pasó mal, hasta que le dieron la noticia: era benigno. Por tanto, a extirparlo y a seguir jugando al tenis. A partir de ahí, el crecimiento de la jugadora holandesa ha sido evidente, subió puestos en la clasificación WTA, es una «top 10» y en Madrid ha firmado el mayor éxito de su carrera. Es su noveno título, pero el primer Premier Mandatory, el equivalente a los Masters 1.000 en hombres, justo la categoría que está por debajo de los Grand Slams.

Y para hacerlo tuvo que tirar de coraje y tenis para superar a una rival de aúpa (6-4 y 6-4). Halep en Madrid está como en casa. Tiriac, también rumano, es el dueño del torneo, en las gradas tiene un montón de compatriotas que la animan y en la capital además ha sido capaz de vencer dos veces, porque se adapta bien a la altitud. Pero en la final no se adaptó al juego de su oponente, sobre todo cuando sacaba. Sufrió mucho al servicio Halep y machacó Bertens en los intercambios, encontrando siempre el momento para cambiar la dirección y buscar el paralelo ganador o la dejada definitiva. Se quejaba la rumana de la tierra, de que resbalaba, pero el problema era otro. Pese a todo, no se rindió. Para ella estaba en juego además del título, volver al número uno. Sufrió tres «breaks» en el primer set, pero hizo dos. Igualó el partido en el segundo parcial cuando también iba con una ruptura abajo. Pero aparte del juego, la suerte no estuvo con ella, como se pudo ver en un remate horrible de Bertens que se iba fuera, pero que se convirtió en un pelotazo a Halep y en un punto perdido.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs