Fútbol

La semana en imágenes: Lío en el VAR

El sistema de videoarbitraje que la FIFA emplea en el Mundialito confunde a los árbitros y no convence a los jugadores

El sistema de videoarbitraje que la FIFA emplea en el Mundialito confunde a los árbitros y no convence a los jugadores

Cristiano de Oro

Cristiano Ronaldo consiguió el lunes su cuarto Balón de Oro. El luso hizo un año de ensueño con su club y su selección, pero no a todo el mundo le ha parecido justo. El primero en pronunciarse en contra fue Xavi Hernández: «Un año se valoran los títulos y otro se valora al mejor jugador». Y Guardiola mostró indiferencia al ser preguntado por el premio: «Si se lo han querido dar, felicidades».

¿Mejora o chapuza?

Kassai fue el primero en pitar la pena máxima mediante videoarbitraje. El colegiado húngaro señaló penalti casi un minuto después de haberse producido la acción en directo tras comprobar la jugada por televisión. Pero la novedad de la FIFA no se quedó ahí. Enrique Cáceres, el árbitro que dirigió el América de México-Real Madrid, dudó en el gol de Cristiano Ronaldo. Era el 2-0, y lo anuló durante unos segundos. Luego comprobó que estaba en posición legal.

Zidane indigna a México

El entrenador del Real Madrid provocó el malestar de los mexicanos al confesar que no sabía nada del América de México: «Antes no conocía nada y en tres días vamos a estudiar al rival». Ricardo Peláez, presidente del América, entró por teléfono en «El Chiringuito» para confesarse seguidor madridista y contar que «las palabras de Zidane han motivado al vestuario».

El futuro de Isco

Eduardo Inda desveló en exclusiva el sentimiento del futbolista malagueño: «Isco se siente relegado, está enfadado y piensa en irse del Real Madrid». A Isco no le ha sentado bien el protagonismo que ha ido adquiriendo James en los últimos partidos y se plantea otras opciones lejos del Santiago Bernabéu. Una información que hizo explotar a Tomás Roncero: «Del Madrid no se va nadie».

El videoarbitraje, cuestionado

El nuevo sistema arbitral de la FIFA usado en el Mundialito no ha dejado indiferente a nadie. Algunos como José Luis Sánchez defienden la tecnología: «El fútbol no puede estar ajeno a los demás deportes». Sin embargo, Carme Barceló opinaba todo lo contrario: «Esto mata el espíritu real del fútbol». El más contundente de todos fue Luka Modric después de la semifinal ante el América de México: «No me gusta. Espero que esta regla no continúe porque para mí no es fútbol».