Sampaoli traiciona al Sevilla

La Razón
La RazónLa Razón

El Sevilla está en pie de guerra con su técnico, del que yo pensaba que su apellido era Sampaoli, aunque su comportamiento no me está pareciendo precisamente el de un santo. El entrenador argentino se está ganando la antipatía de la mayoría de aficionados sevillistas cuando no hace tanto todo era pura felicidad entre las partes. Sin embargo, la ambigüedad del entrenador está originando un cabreo y una agitación dentro del club que no tiene pinta de llegar a un final feliz.

Como un «jeta»

Todos piensan que Sampaoli acabará dejando el club hispalense, a pesar de tener firmado un contrato hasta 2019. José Castro y su directiva cada vez son menos optimistas sobre el futuro inmediato y piensan que la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) ganará la batalla incorporándole como nuevo seleccionador de la albiceleste para el próximo Mundial, si es que se clasifica, que a estas alturas no está nada claro... Y Sampaoli, lejos de dar largas, se deja querer porque quiere ese cargo. Está jugando a dos barajas y eso irrita al sevillismo, que ha cambiado mucho: ahora ya no les importa que fiche por Argentina, pero que deje de jugar con el club como si fuera un «jeta».

Paga y vete

Para mí, en cierto modo lo está siendo porque en Sevilla se le ha dado mucho cariño y él no está correspondiendo como debe. Hasta hace poco le adoraban en la ciudad, pero al final va a ser que «Sevilla no paga a traidores». Tal y como está la situación, lo mejor es que a final de temporada Sampaoli pague la cláusula de rescisión (millón y medio de euros) y se vaya a entrenar a Messi y compañía después de un año en nuestra Liga.