El cuerpo de Garra descansará para siempre en el Himalaya

"Ha sido imposible rescatarlo", dijo hoy Manuel González, compañero de ascensión de Juanjo Garra, quien falleció ayer en la montaña Dhaulagiri, en el Himalaya nepalí, después de pasar varios días al raso tras romperse un tobillo.

González, Garra y el sherpa Kheshap descendían el jueves la montaña de 8.167 metros tras quedarse a solo 100 metros de la cima cuando Garra sufrió una rotura de tobillo a 7.500 metros de altura.

"La situación era muy grave. Una rotura a esa altitud es mortal", explicó por teléfono desde Katmandú el montañero, que sufre congelación en los pies.

"El problema ha sido la altitud y las dificultades para alcanzar esa zona", continuó González, quien añadió que "los helicópteros no pueden volar a esa altitud."

Tras la primera noche, el alpinista decidió el viernes descender para buscar ayuda mientras Kheshap, quien se recupera en un hospital de la capital nepalí, se quedaba con Garra.

Después de varias expediciones fallidas, un equipo tres sherpas logró alcanzar ayer a Garra, a quien proporcionaron oxígeno, alimentos y medicación.

"Pero él ya estaba muy mal. Rechazó el oxígeno", afirmó González.

Anoche llegó otro equipo con un médico, pero Garra ya había fallecido.

El cuerpo de Garra, nacido en Lérida en 1963 y que ascendió ocho "ochomiles", descansará para siempre en el Dhaulagiri ante el peligro que supone tratar de rescatarlo.

"No vamos a poner en peligro la vida de nadie para recuperarlo. Es duro, pero es comprensible", afirmó González.

Los familiares y amigos de Garra han publicado la noticia del fallecimiento en su blog personal, además de en su twitter, con una entrada titulada 'Juanjo se queda en el cielo' y en la que relatan cómo a pesar de los esfuerzos realizados para su rescate este no ha sido posible.

Garra sufrió el accidente después de coronar la cima del Dhaulagiri e iniciar el descenso, momento en el que un sherpa que lo acompañaba patinó y lo arrastró, haciendo que cayera y provocando que, posiblemente, se rompiera un tobillo.

La dificultad de realizar un rescate en helicóptero a esas alturas ha impedido durante estos días que Garra haya podido ser atendido y lo ha retenido demasiado tiempo a una altura excesiva.

"A pesar de los esfuerzos de muchísima gente; a pesar de la fuerza que habéis hecho todos y, sobre todo, a pesar de la resistencia heroica que ha puesto Juanjo Garra, acompañado hasta el último aliento por Kheshap Sherpa, la montaña ha decidido quedarse para siempre con la compañía de quien tanto la quería", señalan sus amigos y familiares en el blog.

Asimismo, dan las gracias a todos los que han participado en la operación de rescate.

"La caída le impedía caminar y le ha retenido demasiado tiempo en una altura que él dominaba como pocos, pero de la que deseaba regresar para compartir con todos nosotros la experiencia y repartir aquellas sonrisas que nunca faltaban en su rostro, que nunca faltaban a la hora de imaginar sus 'Quimeras Personales'", concluye el comunicado de los familiares, que aluden así al título del blog.

Entre las primeras reacciones al fallecimiento de Garra se encuentra la de la Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña (FEEC) que ha emitido esta mañana un comunicado lamentado la muerte del alpinista, que era director técnico de la entidad.

En el blog del alpinista se puede conocer la cronología del accidente y el rescate, relatada por sus familiares y amigos, en la que se explica por ejemplo la confusión vivida tras la caída de Garra y cómo el día 24 pudieron hablar con el alpinista, que les comunicó que estaba "todo lo bien que se puede estar teniendo en cuenta las condiciones en las que se encuentra".

Durante el viernes se realizaron las labores para activar el rescate aéreo y el sábado un helicóptero inició la búsqueda, pero tras varias salidas tuvo que cesar la operación sin haberle encontrado, debido a las malas condiciones meteorológicas.

Ese día sin embargo pudieron hablar de nuevo con Garra, que les comunicó que estaba bien, a pesar de que había pasado dos noches herido a unos 7.700 metros de altura y sin recibir ayuda. Durante el sábado también se activaron otras expediciones a pie para intentar llegar hasta él.

El blog narraba ayer domingo que ante la imposibilidad de que el helicóptero llegara hasta la posición en la que se encontraba Garra, se había decidido intentar bajarlo a pie hasta el campo 3, donde le recogería el aparato. A media tarde los sherpas que fueron en su búsqueda lo encontraron y lo asistieron con hidratación, alimento, medicación y, sobre todo, oxígeno.

Las últimas informaciones en el blog antes del fallecimiento de Garra reflejan que no se tenían más noticias del alpinista y ya había caído la noche en el Himalaya. Otras dos expediciones, una de ellas con un médico, se encontraban de camino a la cima del Dhaulagiri.

La siguiente entrada en el blog ya es la de hoy lunes en la que se comunica el fallecimiento del deportista leridano, que en todo momento ha estado acompañado por un sherpa que bajó a alertar del accidente.