El estreno perfecto de Nadal en Roland Garros

El defensor del título venció al alemán Hanfmann (6-2, 6-1 y 6-3) en un partido que le dio ritmo de competición y le confirmó las buenas sensaciones que traía de Roma

Nadal golpea una derecha en su estreno en Roland Garros
Nadal golpea una derecha en su estreno en Roland Garros

El defensor del título venció al alemán Hanfmann (6-2, 6-1 y 6-3) en un partido que le dio ritmo de competición y le confirmó las buenas sensaciones que traía de Roma

No le puede pedir más Nadal a su estreno en Roland Garros. Ganó al alemán Hanfmann (6-2, 6-1 y 6-3) de forma cómoda, pero no de paseo, por tanto cogió ritmo en su torneo preferido, donde lo habitual a lo largo de los años ha sido que vaya de menos a más, y ofreció un nivel fantástico con su golpe de derecha. Cumplió su rival de forma digna: un tenista que viene de la fase previa y que disputaba su primer partido del año en el circuito ATP, ya que se mueve normalmente por Challengers o Futures, las citas de un nivel inferior en las que tampoco había tenido buenos resultados en 2019. También ha tenido problemas de lesiones. Amenazó Hafmann en el primer juego a Nadal con cuatro pelotas de break que el español salvó, y mostró poderío en los golpes, aunque también cierto descontrol. Casi diez minutos duró ese primer juego, que Nadal lo sacó para lograr la ruptura al siguiente y dejar la manga inicial ya encaminada. Fue acelerando poco a poco el zurdo y mediado el segundo set pegó un apretón fuerte. El duelo ofrecía puntos largos que le van de cine al español. Plantaba batalla el alemán, pero los errores no forzados le castigaron. Es lo que tiene ir al límite, algo que suele suceder cuando el jugador que hay enfrente es Rafa Nadal.

Después de la tempestad, llegó un poco de calma al comienzo del tercer set. Se ajustó algo más Hanfmann y le hizo partido de nuevo a Nadal, pero hasta en la igualdad salía vencedor el balear. Otro break rápido le puso 2-1 y le disparó definitivamente hasta la segunda ronda, donde su oponente será otro jugador que viene de la fase previa, otro alemán, Maden. Rafa lo celebró con alegría contenida, esto sólo es un primer paso, pero da pistas. El español fue muy profundo con sus tiros de derecha, golpe que es la clave de su tenis y que puso en funcionamiento; fue agresivo, estuvo rápido, vivo, hábil con la dejada... Una puesta a punto perfecta.