El impulso de Diego Costa

Desde el debut del delantero, el Atlético es el mejor equipo de la Liga y ha mejorado el rendimiento de Griezmann, que ha marcado seis goles este año

Diego Costa celebra el gol que marcó al Sevilla el pasado domingo, el que abría el camino hacia la victoria para el Atlético
Diego Costa celebra el gol que marcó al Sevilla el pasado domingo, el que abría el camino hacia la victoria para el Atlético

Desde el debut del delantero, el Atlético es el mejor equipo de la Liga y ha mejorado el rendimiento de Griezmann, que ha marcado seis goles este año.

Diego Costa tira de Griezmann y Griezmann tira del Atlético. La llegada del internacional español ha despertado al equipo rojiblanco. Su importancia va más allá de los goles conseguidos, cuatro en ocho partidos, tres de ellos en Liga. Simeone echaba tanto de menos su carácter como su remate y jugadas como la del primer tanto en Sevilla lo hacen imprescindible para el Cholo. Persigue a Banega en la salida del balón hasta que lo roba y marca. Desde su llegada, el Atlético ha conseguido 22 de los 24 puntos que ha disputado, ha marcado dieciséis goles y ha encajado tres en Liga.

Con Diego Costa ha llegado también la mejor versión de Griezmann, que ha conseguido ocho goles en los últimos ocho partidos –seis en Liga– y ha repartido tres asistencias. «No empezó la temporada a su nivel y el equipo lo sintió», reconocía Simeone tras la victoria en Sevilla. Hasta el mes de noviembre sólo había marcado dos goles, su peor comienzo de curso desde que llegó al equipo rojiblanco. En noviembre marcó dos más al Levante y en diciembre consiguió otro gol contra la Real Sociedad. Desde el comienzo de año –desde la llegada de Diego Costa– se ha desatado. Con ellos dos en su mejor momento, el Atlético es el mejor equipo del año 2018. Ha recuperado dos puntos al Barcelona y ahora está a siete de distancia con 39 por disputar todavía. Y el domingo se enfrentan en el Camp Nou. Una oportunidad para comprobar si la Liga sigue viva.

El Atlético quiere pelear la Liga y ha añadido a sus virtudes la de no conformarse con un gol. Contra el Copenhague, en Liga Europa, no paró cuando remontó el gol inicial de los daneses. Tampoco lo hizo el domingo en el Sánchez-Pizjuán cuando se puso por delante. «Creo que venimos creciendo a raíz de aquella derrota –eliminación de la Copa del Rey ante el Sevilla–. El equipo está en una línea ascendente, muy bien de cara al gol», asumía Simeone tras el encuentro. Desde la eliminación en Copa, el equipo rojiblanco encadena cinco victorias consecutivas en Liga, a las que hay que añadir las dos de la Liga Europa contra el Copenhague.

«Diego Costa nos genera entusiasmo», decía Simeone tras el estreno del delantero en la Copa contra el Lleida. Aquel día marcó y también lo hizo Griezmann. Un anuncio de lo que iba a suceder después. Aunque el Cholo es consciente de la importancia de Costa, intenta hacer partícipe a toda la plantilla del buen momento que vive el equipo. «Sin Diego éramos segundos en la Liga», decía hace unas semanas. La plantilla ahora tendrá que multiplicar sus esfuerzos. En enero pudo, por fin, inscribir a Vitolo y Diego Costa, pero ahora pierde a Gaitán y a Carrasco, que se marchan a China para jugar en el Dalian Yifang. «Se marcha un jugador de gran talento que siempre ha demostrado su compromiso con nuestros colores», dice la web del club rojiblanco sobre la salida del belga. Aunque ha sido precisamente la actitud del belga en muchos momentos lo que ha más ha disgustado a Simeone durante las tres temporadas y media que ha pasado en el Atlético.

El Cholo se queda ahora con una plantilla de veinte jugadores para afrontar el último tramo de la Liga y de la Liga Europa. Pero agarrado a Diego Costa y Griezmann es capaz de todo.