Fútbol

El gol francés sabe a mate

Griezmann, que comenzó a tomarlo en la Real, ha explotado como goleador los dos últimos años

Griezmann, máximo goleador
Griezmann, máximo goleador

El goleador de Francia toma hierba mate cada día como cualquier uruguayo y gritó «¡vamos!» en un perfecto español tras marcar ayer a Islandia. Ambas «rarezas» le vienen a Griezmann de la Liga española, a la que llegó con 18 años para aprender y en la que ahora, a los 25, es tan estrella como con su selección. Dos asistencias y un gol fueron el saldo del atacante del Atlético en la sensacional primera parte de los «bleus», que no necesitaron más que la mitad del partido para acabar con el sueño islandés.

Mucha dinamita y buen trato al balón de los de Deschamps coronados con una deliciosa definición por encima del guardameta de Griezmann. No falla Antoine delante del portero, algo que ha aprendido en el Atlético, un equipo en el que el delantero remata menos que en otros grandes. Así, con sangre fría, ejecutó al Bayern en el Allianz Arena camino de la final de la Champions y así se ha convertido en el máximo goleador de esta Eurocopa.

Porque en su evolución en la Liga BBVA, Griezmann ha dejado un poco de lado su perfil de mediapunta o extremo para acercarse más al área y ser más productivo. Sus cifras goleadoras se han disparado definitivamente junto a Simeone, que ha encontrado en el ex de la Real Sociedad al mejor sustituto para Diego Costa. Por eso, una condición para seguir en el banquillo fue la renovación de jugadores básicos y el francés es uno de ellos. 25 goles el curso pasado y 32 en el que acaba de concluir son sus números, a los que ahora une los cuatro tantos que acumula en la Euro 2016. No marcar ante Rumanía en el estreno le costó la titularidad en el segundo encuentro, pero Deschamps tuvo que ponerlo en el campo para que encontrara el triunfo ante Albania. Doblete ante la República de Irlanda y el gol de ayer es el recorrido de Griezmann después de las críticas, ya olvidadas en el país anfitrión.

El rojiblanco se siente cómodo junto a Giroud, un delantero más puro, y Payet, al que le asistió ayer en el tercer tanto. Francia ha encontrado la mezcla perfecta de físico y fútbol justo antes de los momentos decisivos y Griezmann encaja perfectamente porque le da las dos cosas. Simeone ha ampliado sus pulmones y su compromiso sin balón. El gol, ya lo traía en su ADN.