Deportes

Turquía confirma el nuevo proyecto de Abramovich mientras el Chelsea se descompone

El oligarca ruso ha comprado el Göztepe Spor Kulübü (GSK) y el anuncio oficial se hará el viernes, según los medios turcos.

Abramovich, junto a su hija Sofia Abramovich
Abramovich, junto a su hija Sofia Abramovich FOTO: Mike Egerton GTRES

Las fotografías de las conversaciones entre Rusia y Ucrania en Estambul, en las que destacaba un sonriente Roman Abramovich dieron la semana pasada la vuelta al mundo. El multimillonario propietario del Chelsea sancionado por Reino Unido parece haber jugado un papel importante entre bastidores, viajando entre Moscú, Kiev y Estambul desde que Rusia invadió Ucrania. Pero detrás del supuesto “hombre de paz” se esconde en realidad un interés por salvaguardar su fortuna.

El oligarca ruso no da puntada sin hilo y quiere sacar tajada del negocio que supondrá la reconstrucción de Ucrania tras la guerra. Pero, además, pretende suavizar la asfixia a la que ha sido sometido en Reino Unido. Con la venta del Chelsea a punto de cerrarse, ¿podría Reino Unido dar un paso atrás en su sanciones y que volvamos a ver al oligarca ruso en el palco de los Blues?. No parece que su vuelta a la Premier sea posible pero al menos busca sacar beneficio económico, una opción hasta ahora prohibida por el Gobierno británico, de una venta que ha colocado al Chelsea como el club más caro de la historia con un precio estimado en 3.300 millones de euros.

Y mientras el oligarca sigue buscado un refugio para su fortuna, el club inglés se desangra: los futbolistas han tenido que pagar desplazamientos de su bolsillo y los ejecutivos del club continúan en sus puestos, pero sin ningún poder de decisión. De hecho, la que fuera mano derecha de Abramovich, Marina Granovskaia, directora general del Chelsea y con contrato con el club, sigue figurando pero sin capacidad ejecutiva. No puede renovar contratos, fichar jugadores ni realizar cualquier tipo de operación más allá del día a día. De hecho, tampoco puede ejecutar cláusulas de renovaciones que figuren en los contratos de los jugadores.

En este escenario desesperado y a la espera de que se resuelva su venta, Abramovich no pierde el tiempo y ya tiene nuevo equipo, tal y como se venía rumoreando en las últimas semanas.

Nuevo club

Medios turcos confirman que el oligarca ruso Roman Abramovich ha comprado las acciones del club local Göztepe Spor Kulübü (GSK), y el anuncio oficial se hará el viernes. El Gobierno de Turquía decidió no adoptar sanciones en contra de Rusia por su invasión a Ucrania, por lo que el empresario, todavía dueño del Chelsea, no tendrá problemas en plasmar la operación. No en vano, este país le ha permitido poner a salvo parte de su patrimonio en Turquía: sus dos megayates están atracados en los puertos turcos de Marmaris y Bodrum.

La noticia del interés de Abramovich por el club turco fue adelantada a finales de marzo cuando salió a la luz que el hasta ahora máximo accionista del club, Mehmet Sepil, le habría trasladado una propuesta. Sepil ya dijo esta temporada que vendería el equipo debido a los malos resultados. El Göztepe se sitúa ahora en el puesto 18° de la tabla de la Superliga turca entre 20 equipos y hoy por hoy está perdiendo la categoría. Tras conocerse la noticia, el Fan Token de Göztepe aumentó un 75 por ciento.

El club de la ciudad de Esmirna fue fundado en 1925. Obtuvo sus mayores logros en las décadas de los 50, 60 y 70 del siglo XX, al ganar el campeonato amateur de fútbol turco (la actual Superliga de Turquía) en 1950 y dos Copas de Turquía en 1969 y 1970. En 1970 también ganó la Supercopa de Turquía. Ha sido el primer club de fútbol turco en conseguir jugar una semifinal en una competición europea. Fue en la edición 1968-69 de la Copa de Ferias, quedando eliminado por el Ujpest FC de Hungría. El Göztepe también alcanzó los cuartos de final de la Recopa de Europa en la temporada 1969-70, siendo eliminado en aquella ronda por la AS Roma. El último partido del Göztepe en Europa fue en la temporada 1970-71 cuando perdió 3-0 contra el Górnik Zabrze polaco en el partido de vuelta de la segunda ronda de la Recopa de Europa.

Ahora vive momentos difíciles pero en Turquía esperan que el oligarca lo haga codearse con los más grandes como ya hizo con el Chelsea.