Deportes

Kylian Mbappé ya no se corta y ataca sin piedad a Pochettino

El delantero francés critica con dureza la debilidad del argentino y culpa al técnico del fracaso de PSG en la Champions

Mauricio Pochettino  junto a Kylian Mbappé
Mauricio Pochettino junto a Kylian Mbappé FOTO: Enric Fontcuberta EFE

Kylian Mbappé no ha dudado en hacer leña del árbol caído y desde el pedestal en el que la colocado el PSG como uno de los hombres más poderosos del club no se ha cortado a la hora de lanzar una dura crítica hacia el que ha sido hasta ahora su técnico, Mauricio Pochettino.

El delantero ha insistido en que Paris Saint-Germain perdió el factor miedo con el ex entrenador Mauricio Pochettino. Según los medios galos, el argentino, de 50 años, ha sido despedido, aunque el club aún no ha hecho un anuncio oficial hasta concretar los términos de compensación por su salida. El PSG ganó el título de la Ligue 1 con 15 puntos de diferencia con el segundo en la tabla, pero seguía habiendo dudas sobre Pochettino en la capital francesa después de el fiasco en la Liga de Campeones. Y es que la derrota ante el Real Madrid escoció y mucho en París donde el entrenador fue la primera cabeza de turco.

Los gigantes franceses, que ya se veían vencedores, cedieron una ventaja de dos goles cuando un hat-trick de 18 minutos de Karim Benzema en España los hizo caer 3-2 en el global en la competición que se había convertido en el objetivo prioritario de los parisinos.

Ahora, en unas declaraciones a BFMTV, Mbappe no ha dudado en cargar contra la debilidad del técnico al afirmar que el equipo no había sido ‘temible’ ni ‘intocable’ bajo el mando del exjefe de Tottenham y Southampton, en una crítica sin paliativos a las tácticas de Pochettino. “La temporada pasada no éramos tan temibles, éramos mucho menos intocables. Queremos volver a ser intimidantes en Francia, algo que no hemos hecho en los últimos dos años”, sentenció.

“Sin carácter ni mano dura”

Las críticas y la desconfianza en el técnico que ahora ha verbalizado publicamente Mbappé vienen de lejos. Pochettino ha tenido una temporada repleta de dificultades, con su futuro permanentemente cuestionado y con la prensa francesa muestra su dudas sobre la capacidad del técnico para sacar rendimiento al equipo y su falta de mano dura. Según publicaba L’Équipe tras la derrota en Champions, el entrenador había perdido fuerza en el vestuario y en el club ya no creían en él. “Ha perdido crédito dentro del grupo por ser más flexible de la cuenta cuando quizá tendría que tener más mano dura”, afirmaba el diario galo. Ahora, Mbappé utiliza similares argumentos para justificar el fracaso europeo del equipo.

El joven de 23 años, uno de los mejores jugadores del fútbol mundial, firmó una nueva extensión de contrato por tres años para convertirlo en el jugador mejor pagado del mundo. Una operación que no solo ha hecho aún más millonario al francés sino que la ha dado las llaves del club con voz y voto en cada una de las decisiones del PSG incluida la planificación deportiva. El delantero renovó por 50 millones netos en tres años más 100 de prima de fichaje y por el hecho de convertirse en el hombre más poderoso del club parisina. Pero, además, una condición indispensable para firmar su nuevo contrato era tener poder de decisión a la hora de planificar la plantilla, y es un deseo que Nasser Al-Khelaïfi le ha concedido.

En virtud de este acuerdo, el presidente Nasser Al-Khelaïfi puso el foco sobre cuatro pilares: futbolistas que se ficharán, las estrellas que dejarán el club, el entrenador que estará al mando de la plantilla y el director deportivo.

Una de las primeras salidas exigidas por Mbappé fue la de Leonardo. No tenía una buena relación personal con él, y además su trabajo tampoco había convencido al francés y lleva meses en la picota por parte del club. Ahora queda claro, que Mauricio Pochettino tampoco entraba en los planes de las exigencias deportivas planteadas por el francés.