Deportes

La incógnita sobre el futuro de Luis Enrique

El seleccionador tiene contrato hasta el final del Mundial. Lo que sucederá después es un enigma

Luis Enrique da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento
Luis Enrique da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento FOTO: Pablo García/RFEF RFEF

Luis Enrique siempre ha sido el seleccionador deseado por Luis Rubiales. Fue la primera opción después de la atropellada salida de Julen Lopetegui dos días antes de comenzar el Mundial de Rusia. Y fue también la prioridad del presidente cuando estuvo preparado para el regreso después de la etapa de Robert Moreno.

El seleccionador tiene contrato hasta el final del Mundial de Qatar y lo que suceda después es una incógnita. «Tuvimos una reunión hace muchos meses el director técnico [José Francisco Molina], el míster y yo y decidimos entre todos esperar a después del Mundial. No ha cambiado nada, seguimos en esa situación y estamos muy contentos con el trabajo que está haciendo, con el sello de la selección», explica el presidente Luis Rubiales. «Es lo que queríamos cuando llegamos, tratar de estar a la altura de las tres, cuatro o cinco grandes selecciones y eso está ahí. Después del Mundial hablaremos con quien tengamos que hablar», añade Rubiales.

A la Federación le gustaría seguir contando con Luis Enrique en el banquillo, pero la decisión del entrenador es esperar. Una decisión que puede parecer lógica después de experiencias pasadas.

La costumbre del anterior presidente, Ángel María Villar, era renovar al seleccionador después de lograr la clasificación para la fase final de cada gran campeonato. Vicente Miera no continuó al frente del equipo nacional después de que no se clasificara para la Eurocopa 92 a pesar de que cogió al equipo a mitad de la fase de clasificación y de que logró el oro olímpico en los Juegos de Barcelona.

Ese privilegio sí lo tuvo Javier Clemente antes del Mundial 98 que terminó en desastre, por ejemplo, aunque fue despedido meses después tras una derrota en Chipre.

La costumbre la continuó Rubiales con Lopetegui antes del Mundial de Rusia. Posaron orgullosos junto al entonces director deportivo, Fernando Hierro, con una camiseta con el número 2020, el año del final del contrato. La cosa acabó con Lopetegui e Hierro fuera semanas después.