Fútbol

Donnarumma, el niño que irritó a Berlusconi

Debutó con 16 años con el Milan y con 17 con Italia. No ha renovado con el club italiano y el PSG será su destino

Gianluigi Donnarumma, portero de Italia en la Euro 2020.
Gianluigi Donnarumma, portero de Italia en la Euro 2020.Carl Recine / POOLEFE

Silvio Berlusconi, entonces dueño del Milan, no estaba convencido de la decisión de su entrenador, Sinisa Mihajlovic. Veía precipitado hacer debutar a un niño de 16 años, lo consideraba una temeridad. Trato de convencerlo para que mantuviera como titular a Diego López, el exportero del Real Madrid que no pasaba por su momento más inspirado. Mihajlovic, que como entrenador muestra todavía más carácter del que tuvo como futbolista, se mantuvo firme y retó a Berlusconi, poco acostumbrado a encontrar esta resistencia a sus deseos. “O me despides o juega Donnarumma”, le dijo el técnico al dueño. Gianluigi Donnarumma fue titular aquel 25 de octubre de 2015, ya no abandonó la portería del Milan en todo el curso y seis temporadas después es uno de los mejores porteros del mundo. “Berlusconi ha sido el mejor presidente de club en Italia durante 29 años de 30. Mi año fue el trigésimo”, recordó un tiempo después Mihajlovic sobre aquella situación.

La vida comenzó a ir muy deprisa para Gianluigi, que apenas un año después, el 1 de septiembre de 2016, se estrenó con la selección absoluta de Italia. Ahora tiene 22 años, ha disputado más de 200 partidos en la Serie A, pero nunca ha jugado en la Liga de Campeones y solo ha ganado un título, la Supercopa de Italia en 2016. Donnarumma fue determinante para lograr el trofeo, ya que detuvo el lanzamiento decisivo al juventino Paulo Dybala en la tanda de penaltis. Su habilidad para dominar a los lanzadores en los penaltis es bien conocida y él lo atribuye a una mezcla de “estudio e instinto”. Todo ayuda, su agilidad, sus reflejos y también su enorme envergadura. Mide 1,96, una altura que muchos pensaron que superaría cuando a los 10 años ya alcanzaba el 1,90.

Hijo de un carpintero y de una ama de casa, Gianluigi llegó al Milan con 14 años, siguiendo los pasos de su hermano mayor, Antonio, también formado en el club lombardo y que en las últimas cuatro temporadas ha sido suplente de Gigetto, el apodo que puso Mihajlovic a Gianluigi. Nueve años menor, Gianluigi debutó antes con el primer equipo del Milan que Antonio. Ese estreno con el primer equipo se produjo el 30 de junio de 2015, en un amistoso contra el Real Madrid, apenas tres meses antes del ya relatado debut oficial. Sustituyó a Diego López en el minuto 72, el partido terminó 0-0 y el ganador se decidió en la tanda de penaltis. Tuvieron que tirar los 22 jugadores, Donnaruma detuvo el lanzamiento de Toni Kroos, pero cuando le tocó tirar a él no pudo batir a Kiko Casilla.

El idilio de Donnarumma con el Milan se mantuvo hasta esta última temporada, cuando la falta de acuerdo para renovar puso fin a su etapa en el club. Llegó a ser amenazado por los ultras, que en una reunión le dejaron claro que o renovaba o no jugaría más. Gianluigi siguió jugando, pero no renovó, una decisión muy criticada por una leyenda del club como Alessandro Costacurta: “Como hombre ha perdido credibilidad”. El año que el Milan regresa a la Champions, Donnaruma podría estrenarse en esa competición con el PSG, su próximo destino.