Un equipo único

Ha hecho minutos de lujo, ha marcado a la contra, ha jugado contra rivales pequeños, contra otros que se resistían, contra buenos equipos, como ayer el Málaga, ha ganado al Barcelona.

Ha hecho minutos de lujo, ha marcado a la contra, ha jugado contra rivales pequeños, contra otros que se resistían, contra buenos equipos, como ayer el Málaga, ha ganado al Barcelona. Ha metido goles, muchos goles, ha sufrido la adversidad de la lesión de Modric, ha sumado minutos y viajes, ha dominado la pelota hasta dormir el partido, o ha combinado rápido cerca del área rival, también ha sido profundo y vertical. Ha conseguido corregir sus problemas a balón parado y ha recuperado a un portero que estaba en el centro de las críticas para que vuelva a hacer sus paradas legendarias. El Madrid ha vivido de todo, pero todo el rato, durante los últimos 16 partidos, lo que mejor ha hecho ha sido ganar, ganar y ganar. Es un equipo único, que en un campo difícil llegó a un récord histórico de 16 victorias seguidas. Los referentes de Miguel Muñoz y Mourinho quedan atrás. El Madrid de Ancelotti ganó en Málaga y pasa a la historia de las estadísticas, que es la historia del fútbol. Ganó el choque más difícil de este esprint de fin de año hasta el Mundialito y lo hizo enseñando todo lo que es: un conjunto con todas las posibilidades del mundo, con unos centrocampistas que lo mismo sudan para robar un balón que llegan al área de manera deliciosa, centrocampistas que no sabían que lo eran y que, como Isco, reciben dos amarillas por hacer faltas defensivas, lo que debe ser un hito en su carrera. Un equipo, en fin, que no se sabe dónde va a dejar el registro porque tiene un ataque para decidir en cualquier momento y de cualquier manera. Si Ronaldo no hace más que marcar, ayer no lo hizo, pero fue igual de decisivo: dio los dos. El primero, a Benzema, su socio, tras una jugada por la banda. El segundo, tocando de cabeza para la velocidad de Bale. Ya lleva nueve pases de gol.

Con el de Málaga resolvió el Madrid un partido que tenía metido en la cabeza, por la cifra que significaba y porque el adversario sirve como medida para calibrar el nivel de cualquier rival. El líder de la Liga ya se inquieta muy poco, como si el carácter de Kroos se hubiese trasplantado al resto del equipo, y se toma los 90 minutos con paciencia y, sobre todo, con superioridad. Es verdad que ayer bajó la media de goles y que llegó al área con menos claridad que otros días, pero sólo al final, cuando fue expulsado Isco, sufrió de verdad la presión y el gol del Málaga. El equipo andaluz intentó mezclar los balones a Santa Cruz con las jugadas de Castillejo y tiene el mérito de recibir dos goles y, aun así, llegar al final con la esperanza de sumar un punto contra un rival intratable. Pero la sensación que dio durante gran parte de los minutos fue de que el Real Madrid manejaba el encuentro y que marcaba el ritmo que más le convenía.

Mezcla las transiciones rápidas con el fútbol de toque. La presión arriba con la capacidad para aguantar si el rival tiene unos minutos inspirados. El equipo empieza en un Casillas ya recuperado de manera definitiva y se apuntala atrás con un Pepe al que sólo le falta marcar el territorio con una tiza y avisar a los delanteros rivales de que más allá de esa marca no se puede pisar. Después, el equipo elige por dónde atacar, según sea el día. Unos días le toca trabajar a Carvajal, pero ayer fue por la banda izquierda. Así nació el primero: Benzema, que robó la pelota, inició la contra y marcó el pase de Ronaldo. No pudo cerrar el partido después el Madrid y eso mantuvo la incertidumbre. El Málaga se apoyó en Kameni para salvar las jugadas más peligrosas y en que Ronaldo no tuvo el día más clarividente.

Incluso para eso, para cuando no se termina de resolver, tiene solución Ancelotti: saca a Illarramendi y deja de delanteros a Ronaldo y Bale para correr arriba. Que decidan con las estampidas. El galés hizo el segundo y el Málaga, con dignidad, murió. Lo mismo que les pasó a los quince rivales anteriores.

Ficha técnica:

1- Málaga: Kameni; Rosales, Weligton, Sergio Sánchez (Angeleri, m. 66), Boka; Samu García, Recio (Juanpi, m. 77), Darder, Samu Castillejo, Duda (Horta, m. 65) y Santa Cruz.

2- Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Bale (Chicharito, m. 89), Kroos, James Rodríguez, Cristiano Ronaldo; Isco y Benzema (Illarramendi, m. 72).

Goles: 0-1, M.18: Benzema. 0-2, M. 83: Bale. 1-2, M. 90: Santa Cruz.

Árbitro: Vicandi Garrido (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Darder (m.30) y Weligton (m. 90), y a los jugadores del Real Madrid Kroos, (m. 43), Isco (m. 71) y (m. 85) y Marcelo (m. 79).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de La Rosaleda de Málaga ante unos 30.000 espectadores.