«¿Y por qué no?»

«¿Y por qué no?», se preguntan Irureta y Quique Ramos, dos símbolos del pasado rojiblanco. ¿Por qué el Atlético no va a competir hasta el final de temporada por ganar la Liga y la Liga de Campeones? «Faltaría más», añade Irureta. «Está haciendo una campaña magnífica y tiene una plantilla más compensada que el año pasado. Tiene argumentos para competir por el título con Madrid y Barcelona».

Simeone ha convertido al Atlético en una alternativa real a la Liga, la tercera vía a la que se agarran los que no son seguidores del Madrid o del Barcelona. Una opción para salir de la rutina que convierte la Liga en «aburrida», según el preparador rojiblanco. «Más que aburrida, creo que le falta emoción», asegura Kiko. «Si estuviera aquí, en Arabia, se iba a enterar de si es aburrida», dice Juan Carlos Pedraza, desde Riad. Allí, junto a Miguel Ángel Ruiz, otro hombre con pasado rojiblanco, coordina un proyecto de la fundación de la Federación Española. Entrenan a niños de entre 9 y 14 años, a los que contagian la afición atlética. «En la Ciudad Deportiva cuando gana el Atlético es una locura. El otro día, cuando le metió siete al Getafe, imagínate», cuenta Pedraza. En Arabia, el Barcelona y el Real Madrid están por encima del Atlético en las preferencias de los aficionados. Pero en el campeonato, los rojiblancos están en cabeza, empatados con el Barcelona y tres puntos por encima del Madrid. Algo impensable hace apenas dos años. «El milagro, más que estar ahí arriba es que sólo haya perdido un partido de quince y haya empatado otro», dice Kiko.

El Atlético se ha metido en la pelea, pero no pierde la cabeza, «Partido a partido», dice Simeone. Y ha contagiado a todos, desde los jugadores al presidente, Enrique Cerezo. «Entiendo el optimismo de los atléticos y el orgullo de los aficionados, pero también la prudencia que se vive desde dentro. No sé qué se gana diciendo que eres aspirante al título», dice Kiko. «No tengo ni idea de si el Madrid seguirá creciendo o si el Barcelona mejorará, pero va todo tan bien planteando las cosas partido a partido que para qué cambiar», advierte el ex jugador rojiblanco, compañero del «Cholo» en el equipo del doblete. «El equipo está concienciado y si sigue a este ritmo los dos últimos meses estará luchando por todo. Pero quedan cinco o seis meses y es complicado decirlo».

«Nosotros tuvimos un partido clave, que fue cuando ganamos 0-1 en Valencia con gol de Caminero. Fue un punto de inflexión para nosotros. Quizá el próximo mes, el Atlético tenga un partido de esos en los que haya más que miradas en el vestuario, un partido importante que les haga ser conscientes de que pueden dar un paso más», dice Kiko.

Simeone ha conseguido que el equipo crezca desde la solidaridad y el compromiso. «Ha transmitido al equipo su espíritu de trabajo y sacrificio», explica Irureta. «Ha devuelto al Atlético los valores de siempre, es veloz arriba y agresivo. Casi nunca ha sido un equipo de transiciones lentas. Simeone ya era así de jugador», agrega. «Jabo» disputó la única final de la Copa de Europa en la historia del club, pero cree que el equipo está en condiciones de repetirlo. «Si no tiene un camino complicado, puede llegar hasta la final», advierte.

La supervivencia en Liga, Copa y Liga de Campeones puede ser complicada para el Atlético. La plantilla ha crecido, pero la exigencia es grande. «El equipo puede aspirar a todo si sigue en esta línea, pero no se puede jugar con 13 jugadores las tres competiciones», afirma Kiko. «Hay que priorizar y quizá la Copa es como la Liga Europa la temporada pasada. Se había ganado el año anterior y se dejó en segundo plano», añade. «Hay que competir», dice, sin embargo, Quique Ramos. «Ha demostrado que es el equipo más competitivo. ¿Por qué no va a competir después de todo el trabajo hecho?», se pregunta. «Para aguantar en todas las competiciones tiene que tener más de once jugadores. Ahora, en la Copa, dará más oportunidades a jugadores que no han jugado. Simeone vivió el doblete con Antic y algo de eso intentará transmitir a sus jugadores», comenta Irureta. «Ha vivido situaciones de éstas y sabrá mantener la tensión y la ambición en el grupo».