Motociclismo

MotoGP

Las lágrimas y el dolor de Marc Márquez al dejar Honda para ir a Ducati

El de Cervera se abre en canal en redes sociales con un mensaje en el que refleja lo doloroso de la decisión "más difícil de su vida" y que ha tomado para "volver a ser el mejor"

Marc Márquez, en el pasado GP de Japón
Marc Márquez, en el pasado GP de JapónAgencia AP

Hace unos días, cuando sus compañeros de parrilla le vacilaban sobre dónde iba a correr en 2024 se ponía y serio y recordaba: "La gente cree que disfruto con esto, pero es todo lo contrario. Son muchas noches sin dormir, de darle vueltas a la cabeza. Trato de aislarme y centrarme en pilotar la MotoGP, que no es una cosa sencilla", aseguraba.

Eso era un poco antes de anunciar la decisión que se oficializó este miércoles y que no es otra que romper con el Repsol Honda, de manera amistosa, renunciar a un jugoso año de contrato que ya tenía firmado con HRC, y marcharse sin sus técnicos y mecánicos de confianza a una Ducati satélite 2023 dentro del equipo Gresini, el cuarto en el universo de la marca italiana por detrás del oficial, el Pramac y el VR46.

Dejar el equipo de tu vida no es fácil y menos en sus circunstancias, por eso se ha dilatado tanto el anuncio y, por eso también, unas horas después del comunicado de HRC, quiso sincerarse con los aficionados y hacer público un mensaje enviado a uno de sus más estrechos colaboradores (seguramente se refiere a Santi Hernández, su jefe técnico). El texto está sobre una foto en la que se ve un primer plano de sus ojos enrojecidos por haber estado llorando, y con la que quiere reflejar lo complicado del momento que ha vivido.

"No sé por donde empezar, no sé si hago bien o mal, no sé qué pasará en el futuro, no sé si todo esto saldrá bien, pero lo que sí sé es todo lo que hemos conseguido juntos. Ha sido la decisión más difícil de mi vida, guiada por la cabeza y la valentía, NO por el corazón. Mi equipo de corazón siempre seréis vosotros, los de SIEMPRE, los que me habéis apoyado y me apoyaréis. Pero tengo una cosa clara, quiero intentar volver a ser el mejor piloto del mundo y para eso necesito disfrutar encima la moto", decía Marc.

"He utilizado una teoría que decía el alpinista del libro que me dejaste para leer. Si puedo subir el Everest en 3 días ¿para qué subirlo en 5? Lógicamente es mucho más arriesgado subirlo en 3 días, te expones mucho más y puede que no se consiga, pero si no lo intento, no lo sabré nunca. Siempre me lo has dicho y lo he aplicado: sigue tu instinto, a carácter y huevos no te gana nadie. Por último toca que hable el corazón y, como bien sabes, nuestra relación es muy especial, por eso espero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Vamos a disfrutar estas 6 fiestas que nos quedan este año", cerraba el de Cervera refiriéndose a las carreras que quedan por disputar este curso y donde quiere disfrutar junto a un grupo que parece no va poder llevarse con él al Gresini.