Larga vida al rock&roll

Entrerríos, músico «frustrado», dice adiós a «La Roja» con su segundo oro

LOS «HISPANOS» mantearon a su capitán, Entrerríos, que ayer jugó su último partido con España
LOS «HISPANOS» mantearon a su capitán, Entrerríos, que ayer jugó su último partido con España

España logró su segundo oro con un equipo joven, que tiene futuro, con jugadores a los que todavía les queda recorrido en la Selección. Todos menos uno, Alberto Entrerríos, el gran capitán, que tenía claro que ésta iba a ser su última misión con España. Y se marcha a lo grande y orgulloso. «Estaba decidido, pero así es más bonito», aseguraba el jugador, un hombre tranquilo, que apenas se separó de sus dos hijos durante la celebración.

Precisamente en la familia y en todas las horas que les ha «robado» por jugar con España nace parte de la decisión de dejarlo. También en sus 36 años. «Sé que pagaré este torneo a final de temporada, pero...», dice. Porque debutó con la Selección en 1999 y hasta hoy, con el parón de los pasados Juegos de Londres, que parecían su final. Valero no le llevó y después se arrepintió. Le pidió que volviera y el hecho de que el Mundial se jugara en España fue determinante para que lo hiciera. «Es un lujo que he tenido la suerte de vivir y no sería posible de no ser por los compañeros», dijo el lateral del Nantes. Palabras de halago a sus amigos en la pista y fuera y a su hermano Raúl –que se perdió el Mundial por lesión y al que le dedicó el título– que fueron devueltas con un manteo para reconocerle su valor y su solidaria forma de jugar. Atrás quedan 239 partidos internacionales y 726 goles. No se va uno cualquiera. «Para mí es el mejor de la historia de España, por su forma de jugar y de entender el juego... Si me la tengo que jugar con alguien, lo haría con él», piensa Juan Carlos Pastor, que ayer vio cómo el título que lograron los «hispanos» en 2005 tiene sucesor. Allí estuvo también Entrerríos, doble medallista junto a Albert Rocas. Amante del rock&roll y «músico frustrado», bromea él, en el Mundial ha firmado uno de sus mejores punteos, que le han llevado a ser incluido junto a Aginalgalde en el siete ideal. El resto son los daneses, Landin y Lindberg, el ruso Dibirov, el croata Duvnjak y el húngaro Nagy. Hansen, que fue nombrado el mejor jugador, se rindió a España: «Han sido mucho, mucho mejores y no hay más que añadir». Su compañero Nodesboo fue más allá: «Nunca había visto nada igual...». «Es que se hablará durante muchísimos años de este partido», decía Valero Rivera, que se sentía «extraordinariamente afortunado». No se sabe cómo estaba el técnico danés, Ulrik Wilbek, porque se negó a dar conferencia de prensa.