Actualidad

Opinión: Kipchoge baja de dos horas en maratón, ¿una proeza histórica o un show a medida y con trampas?

Kipchoge paró el reloj en 1:59.40. Por primera vez en la historia se ha logrado bajar de dos horas en la mítica distancia del maratón, 42 kilómetros y 195 metros, aunque hay cierta controversia porque el keniano lo logró con 41 liebres, con el rebufo de un coche... Su marca no sirve como récord del mundo, pero es una proeza. LA RAZÓN preguntó por el debate a José Carlos Jaenes, psicólogos de varios deportistas de élite y también maratoniano. Ésta es su reflexión:

Publicidad

"Esto es un experimento basado en la ciencia, que no cumple evidentemente el reglamento de la IAAF, pero sí ha demostrado que se puede bajar de dos horas en un maratón. Eso ya lo dije yo hace mucho tiempo, aunque los tres maratonianos que habían entrevistado dijeron que no, los tres que nos dedicamos a la ciencia dijimos que sí. A ver, artificial sí es, como todos los experimentos es artificial, pero al menos demuestra que se puede. Sinceramente, me pareció muy emocionante la carrera de Bekekele en Berlín, me dio una pena terrible que se quedara fuera por dos segundos del récord del mundo, pero bueno, lo logrado por Kipchoge abre una puerta y también se cierran muchos miedos y mucha resistencia y eso hará que definitivamente correr por debajo de dos horas la distancia mítica dentro de unos años sea lo que vamos a ver en los circuitos normales y corrientes.

Así que: experimento científico, con éxito. Si no han hecho control antidopaje no me gusta mucho porque si no hay sospechas, ¿por qué no?, aunque también lo entiendo porque si no se va a homologar como récord, ¿para qué?, pero la gente siempre puede pensar que pudo haber algo. Las ayudas... Es que ya no consiste sólo en correr y en el entrenamiento, hay que mejorar el asfalto, buscar el día adecuado, las zapatillas... Todo legal, porque evidentemente ya no corremos en alpargatas y en pista de ceniza. Por tanto, mi alegría de haber vivido algo que era un sueño, que era ver correr a alguien un maratón por debajo de dos horas".