MENÚ
viernes 24 mayo 2019
02:13
Actualizado

¿Quién hace de Leo?

Sin Messi en la alineación el problema para Valverde es cómo llenar su hueco en el equipo. Rafinha, Sergi Roberto y Démbelé son las opciones para el clásico.

  • Messi, con su hijo en el partido de Liga de Campeones contra el Inter
    Messi, con su hijo en el partido de Liga de Campeones contra el Inter

Tiempo de lectura 4 min.

25 de octubre de 2018. 23:32h

Comentada
Domingo García Madrid. 25/10/2018

Sustituir a Messi es imposible, pero alguien tiene que ocupar su lugar en la alineación. Contra el Inter, Valverde probó con dos alternativas y ninguna era la que parece más lógica. Rafinha fue el titular en el costado derecho del ataque y marcó un gol, pero su incidencia en el juego no fue definitiva. A pesar de eso, el técnico estaba satisfecho con su rendimiento. «La gente está muy pendiente de esas cosas, si marca quien sale se ilumina todo, pero el trabajo de Rafinha estaba ahí. Se mueve bien entre líneas, es generoso en el esfuerzo, mete el pie y aprieta. Un gol muy bueno para él», dice. Pero Rafinha fue sustituido en la segunda mitad por Semedo y fue Sergi Roberto el que adelantó su posición en la banda. Ninguno de ellos es delantero, pero Valverde parte de la idea de que, sin Leo, debe ser el equipo el que rellene ese hueco. Y como Leo es un futbolista poliédrico, que ocupa el centro del campo para ser el mejor pasador y el área para ser el máximo goleador, Valverde de momento prefiere cubrir el centro del campo que la delantera.

Porque para la delantera la opción es Démbelé, el extremo por el que Barcelona pagó 115 millones el año pasado. Pero el campeón del mundo con Francia perdió su sitio en el equipo cuando Valverde recompuso la alineación para alimentar más el centro del campo. Coutinho dejaba demasiado campo sin cubrir como interior y al adelantarlo para que jugara como extremo izquierdo, el que salió fue Démbelé. El francés tampoco se ha ganado al público a pesar de haber marcado algunos goles importantes en el comienzo de la temporada y recibió los pitos del Camp Nou en los últimos encuentros. Contra el Inter ni siquiera salió del banquillo. «Es un jugador más de la plantilla», se limitó a decir el técnico azulgrana tras la victoria ante el equipo italiano que casi garantiza la presencia azulgrana en los octavos de final.

La salida de Démbelé provocó la entrada de Arthur en el equipo y el Barcelona encontró el equilibrio que le faltaba. Ahora, sin el desequilibrio que genera Messi, quizá el plan de Valverde sea equilibrar más la alineación potenciando el centro del campo. Y ahí Démbelé no entra, a pesar de que ha marcado cinco goles en once partidos entre todas las competiciones esta temporada. Sólo en Liga, en la que ha marcado cinco, ya ha conseguido más que en la temporada pasada entre todos los torneos. Las lesiones lo tuvieron inactivo durante gran parte del curso.

Démbelé tiene ahora que recorrer el camino que ha recorrido ya Arthur en lo que se lleva de temporada. «Ha dado un paso al frente, está jugando muy bien y es un activo más», dice Valverde del centrocampista brasileño.

Con Démbelé o sin él, el preparador azulgrana insiste en la importancia del equipo para llenar el vacío que deja Messi. Es muy difícil de ocupar el lugar que dejan doce goles en doce partidos. Especialmente decisivo ha sido su rendimiento en la Liga de Campeones, con cinco goles en dos partidos. Su aportación en pases de gol también ha sido decisiva hasta el momento. Ha repartido seis y en la Liga compensa su menor acierto goleador con cinco asistencias. «Los jugadores necesitaban dar un paso al frente, sobre todo por la ausencia de Leo, que está en la cabeza de todos», explicaba Valverde tras el encuentro de la Liga de Campeones. «La intención era intentar que no se notara en el juego», añadía.

Messi vio el partido desde la grada acompañado por su hijo Thiago, el mayor, viendo cómo su equipo sobrevivía a su ausencia. «Siempre tratamos de jugar como equipo, tenemos un estilo reconocido y reconocible, pero Messi nos da una brillantez que cuando no está debemos buscar de otra manera. A veces nos desatasca partidos difíciles de desatascar. Queremos contar con él cuanto antes, sin duda», admite Valverde. El estilo que antes fue Xavi ahora es Messi, que unifica el estilo con el gol. Pero el Barcelona tiene que aprender a vivir sin él. Aunque sea un tiempo.

Marcelo, preparado para el clásico

El golpe que sufrió Marcelo contra el Viktoria Plzen no parece que le vaya a impedir estar presente en el clásico contra el Barcelona. El brasileño se entrenó ayer con el resto de sus compañeros. «Vamos a intentar remontar esta situación; no estamos muy mal, pero querríamos estar mejor. Lopetegui está intentando hacer todo lo posible para dejar al Madrid en lo más alto, donde tiene que estar», dice. Siempre es una alegría jugar contra el Barcelona. El mundo se detiene para ver este partido», asegura.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas