El reparto a domicilio se mantiene tras el cierre de los restaurantes

El Gobierno ha confirmado la disponibilidad de este servicio en el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma

Un repartidor de Deliveroo en las calles de Madrid

España sigue los pasos de Italia. Tras decretarse el estado de alarma y el cierre de bares y restaurantes, una de las grandes dudas era si el reparto a domicilio también se mantendría, como ocurrió en Italia. En el Real Decreto por el que el Gobierno declara el estado de alarma, el artículo 11 versa sobre las medidas de contención referidas a actividades de hostelería y restauración. Según el documento, “las cafeterías y restaurantes permanecerán cerrados al público, pudiendo prestar exclusivamente servicios de entrega a domicilio”. Efectivamente, el servicio se mantiene, ya que los pedidos a domicilio son la única fuente de alimentos que pueden tener las personas que se encuentran de cuarentena en casa, alertaba la Confederación Empresarial de Hostelería de Madrid antes de conocer la decisión.

Empresas como Burger King confirmaron ayer que seguirán dando servicio a domicilio a sus clientes como medida para contribuir a reducir al máximo la salida de las viviendas hasta que las autoridades lo recomienden. En este sentido, la cadena ha activado un protocolo especial de seguridad para el servicio a domicilio para garantizar la seguridad de empleados y clientes. “Se trata de una medida drástica, pero somos conscientes de que es necesaria para proteger la salud de los clientes y los empleados de los restaurantes, a la vez que contribuye a invitar a la población a que permanezca en casa mientras dure esta situación”, explica la compañía. Telepizza también afirmó que “para seguir prestando un servicio que en estos momentos puede ser más necesario que nunca para determinados clientes, y como medida para fomentar que la población no abandone sus domicilios, Grupo Telepizza seguirá ofreciendo su servicio 'delivery”.

Las plataformas de reparto a domicilio no cesarán su actividad. Fuentes de Deliveroo consultadas por LA RAZÓN afirman que sus “riders” seguirán trabajando mano a mano con los restaurantes de la capital aunque ya no abran sus puertas, y continuarán aplicando un protocolo especial para entregar los pedidos sin contacto físico. Además, la compañía ha puesto en marcha un fondo para proporcionar ayuda económica a los trabajadores en caso de que puedan caer enfermos y se encuentren de baja. En el caso de Just Eat, al llamar al servicio de atención al cliente sus operadores afirman que continuarán entregando pedidos, siguiendo las recomendaciones del Ejecutivo. Glovo también confirma que seguirá operando con normalidad “para ofrecer su apoyo en la distribución de productos de primera necesidad, como alimentos o artículos de farmacia, especialmente entre los usuarios que pertenezcan a grupos de riesgo, como ancianos o personas con movilidad reducida, u organizaciones relevantes como residencias de ancianos, centros de atención a la dependencia, etc", apunta la empresa en un comunicado.

Este servicio está arraigando con fuerza para sostener el volumen de negocio. El chef de Dsncj Bistró, Iván Saez, declaró hace unos días a Europa Press que intentarán “salir airosos de esta situación” reinventándose. “Ya que la gente no puede salir de casa y antes de que se apodere el caos de todos, el ‘take away’ puede ser la solución”, reconoció. Otros restaurantes de la capital que han reforzado su apuesta por el “take away” son Apura y Ronda 14. Por su parte, el restaurante La cocina de María Luisa lanza para estas semanas su comida para llevar para hacer frente a “esta situación crítica”. José Delgado, responsable de Pinsa Pizza, señala que la situación de los negocios empeoró desde el miércoles, tras el cierre de los centros educativos. Los clientes ya no acuden a los locales, pero “los pedidos a domicilio se mantienen estables”.