Economía

La sociedad se organiza ante la negativa de Sánchez a proteger los alquileres más vulnerables

Diversas iniciativas públicas y privadas ofrecen ayuda a inquilinos afectados por el coronavirus con dificultades para pagar sus cuotas

Mientras el Gobierno sigue buscando “fórmulas adecuadas para no dejar a ningún ciudadano atrás" y garantizar el derecho a la vivienda que recoge la Constitución, otras instituciones públicas e iniciativas privadas han emergido en los últimos días para suplir la inacción del Ejecutivo y ayudar a aquellos inquilinos más vulnerables con problemas para pagar su alquiler por culpa del coronavirus. La última, ayer mismo, fue la iniciativa anunciada por la Generalitat Valenciana, que anunció que exonerará del pago del alquiler durante tres meses a sus inquilinos afectados por la pandemia. La Comunidad Valenciana gestiona en este momento 14.000 viviendas.

El Gobierno de Ximo Puig no es el único regional en adoptar una medida similar. El miércoles, la Generalitat de Cataluña también anunció su intención de aplicar una “moratoria” a las familias en situación de vulnerabilidad que ocupen alguna de las 23.500 viviendas públicas que tiene la Generalitat catalana. También ha anunciado que avanzará el pago de las ayudas al alquiler a las personas mayores de 65 años y a las mujeres víctimas de violencia machista. En el ámbito local, la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid dejará de cobrar el alquiler a sus inquilinos, unas 6.000 familias, afectados por la crisis del coronavirus y suspenderá temporalmente los desahucios. “No giraremos el recibo del alquiler y esta medida se extenderá hasta que dure esta continencia”, aseguró la vicealcaldesa, Begoña Villacís. Como primera medida, la corporación que dirige José Luis Martínez-Almeida ha acordado no remitir los recibos correspondientes al mes de abril. Después, y según la evolución de la pandemia, el ayuntamiento no descarta ampliar dicha moratoria o, si fuera necesario, realizar un plan de contingencia para estudiar caso por caso la situación de las familias que viven en uno de los pisos de la EMVS, dando las facilidades que fueran necesarias para el pago.

Iniciativas privadas

Pero no sólo desde el sector público se están tomando medidas para proteger a los inquilinos más vulnerables. Arrenta, la asociación para el fomento del alquiler y acceso a la vivienda, ha acordado la creación de una Bolsa de Ayuda del Alquiler, que cuenta con cuantía inicial de 10.000 euros desde fondos propios de la empresa con el objetivo de pagar las cuotas de las familias que han visto reducido sus ingresos a consecuencia del coronavirus. La iniciativa, que tiene el objetivo de poder multiplicar esa cifra inicial hasta los 250.000 euros antes del 5 de abril, destinará 200 euros al mes, por un total de dos mensualidades para el colectivo más vulnerable. En total, Arrenta ayudará a pagar 50 mensualidades de alquiler o a 25 familias en caso de que se aplique a dos meses, tras seleccionar a los inquilinos beneficiarios conforme a las solicitudes que reciba al correo electrónico ayudaalquiler-COVID19@arrenta.es y al resultado del análisis de la solvencia de los arrendatarios. Lazora, sociedad especializada en vivienda en alquiler a largo plazo con más de 7.000 inquilinos, también ha optado por aplicar una moratoria en el pago del alquiler para aquellas familias cuya situación se vea deteriorada por la pandemia del coronavirus. La sociedad, que gestiona unas 3.500 viviendas protegidas, ofrecerá a los afectados aplazar el pago de sus rentas durante el periodo de estado de alarma y, posteriormente, fraccionar durante un año el abono de las rentas no pagadas.

El sindicato de inquilinos de Madrid y Barcelona también ha lanzado una web y un “kit de herramientas” para facilitar a las personas afectadas por la crisis del coronavirus que puedan dejar de pagar el alquiler. De esta forma, y en coordinación con todos los sindicatos de inquilinos, ha lanzado una página web donde se puede encontrar una guía de preguntas frecuentes, un burofax modelo para poder comunicar al arrendador que el inquilino no podrá hacer frente al pago del alquiler o un formulario para recoger y coordinar a todas las personas afectadas. A través de la web www.suspensionalquileres.org, el sindicato dota de herramientas y acompaña a las familias, autónomos y pequeños empresarios que no van a poder hacer frente al pago del alquiler desde abril.