El miedo a los rebrotes duplica la tasa de ahorro de los hogares

Funcas empeora su previsión para España, con un vaticinio de un desplome del PIB del 13% este año y una caída en picado de la recaudación superior a 72.000 millones

Lejos de dejar de sentir su onda expansiva, la pandemia del coronavirus sigue impactando de lleno en la línea de flotación de la economía española, que este año perderá por el desagüe 162.500 millones de euros o lo que es lo mismo el 13% de su Producto Interior Bruto. Al menos, así lo vaticina la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que ha empeorado sus previsiones económicas de otoño ante la oleada de rebrotes del coronavirus registados en las últimas semanas y los que se espera se produzcan en las siguientes. Según sus cálculos, el agujero que dejará la Covid-19 en nuestra economía será 3,2 puntos superior a sus anteriores estimaciones de verano y a las realizadas por el Ejecutivo de Sánchez.

Funcas explica este desplome por la parálisis sufrida por el turismo. De hecho, los focos de los diferentes rebrotes del virus desataron este verano el temor entre los turistas extranjeros y entre sus Gobiernos que, como Alemanía y Reino Unido, desaconsejaron a sus compatriotas viajar a las diferentes zonas de la geografía española más azotadas por el virus.

Además, este desplome del PIB se explica también por la contención de la demanda de hogares y empresas. De hecho, la tasa de ahorro de los hogares se disparará este año hasta el 17%, el doble de la media histórica. Este hundimiento económico tendrá su fiel reflejo en un desplome de la recaudación, que registrará una caída en picado de 72.000 millones de euros, y un aumento del gasto público de 26.000 millones, como consecuencia de las medidas adoptadas para paliar los efectos en la economía de la pandemia.

Por eso, Funcas prevé que el déficit público se dispare en este ejercicio hasta el 12% del PIB, porcentaje que se reducirá en cuatro puntos el próximo año hasta situarse en el 8% del PIB. En este escenario, ni los ERTE impedirán que la tasa de paro suba este año hasta el 17% de la población activa. Mientras, la deuda pública superará el 120% del PIB, porcentaje en el que se mantendrá los próximos años. De ahí que Funcas defienda la necesidad de aplicar un plan de recuperación, en el que considera prioritarias las reformas laboral y de pensiones. Pese al sombrío panorama dibujado, se muestra optimista respecto a la evolución económica para el año próximo, en el que estima un alza del PIB del 7,9% al calor del despertar del gasto de los hogares, de las exportaciones y las importaciones.