Cómo solicitar el certificado energético para vender una vivienda

Es uno de los 10 documentos imprescindibles para cerrar la transacción

A la hora de vender un vivienda, deberá contar con 10 documentos imprescindibles para finalizar la transacción: DNI o tarjeta de residencia; escritura de propiedad; recibo del último pago del IBI; cédula de habitabilidad; certificado del ITE; certificado de estar al corriente de los gastos de la comunidad; contrato de arras; últimas facturas pagadas de los suministros; certificado de deuda pendiente y, por supuesto, el certificado energético. Este documento en concreto indica la energía que requiere el inmueble y su eficiencia energética, lo que repercutirá en la factura de los suministros. No contar con alguno de estos papeles puede impedir la compraventa e, incluso, puede hacer perder a un comprador, advierte Helpmycash. Para conseguir que la operación salga tal y como había planeado, el comparador online explica cuál es el procedimiento a seguir para conseguir el certificado energético de su vivienda.

Contratar a un técnico

Para obtener el certificado energético es necesario contratar a un técnico habilitado para ello. Este deberá visitar la vivienda para medir el consumo de energía y verificar las condiciones de las instalaciones eléctricas de la casa.

¿Dónde encontrarlo?

Esta pregunta tiene tres respuestas posibles. En internet podrá encontrar el contacto de múltiples profesionales que harán el trabajo a la perfección. También puede dirigirse a los colegios de profesionales de arquitectos o ingenieros de su localidad, ya que en estos centros suelen tener listados de expertos que pueden realizar esta certificación. Eso sí, cada uno tendrá fijará sus honorarios, por lo que antes de tomar una decisión es aconsejable comparar opciones, precio y tener en cuenta la experiencia, para no elegir solo la opción más barata, sino también la de mayor calidad.

Hay otra vía aún más sencilla. Si vende el piso con una agencia, esta se encargará de todo el proceso, también de obtener el certificado. Además, es probable que el coste de este venga incluido en la comisión que cobrará la inmobiliaria por vender la vivienda, señala Helpmycash.

¿Cómo es el proceso?

El técnico visitará su vivienda en el día concertado y realizará la inspección. Durante esta, “mirará aspectos como, por ejemplo, el aislamiento de las puertas y ventanas de la vivienda, el estado de la fachada y de los suelos y el funcionamiento de las instalaciones de agua y refrigeración”, apunta el comprador. Una vez hecho esto, el técnico elaborará el certificado y lo registrará ante el organismo correspondiente de su comunidad autónoma para recibir la denominada etiqueta energética. Esta indica la calificación de su piso y sigue el mismo patrón que la que puede ver en los electrodomésticos (desde la A en color verde hasta la G en color rojo, de mayor a menor eficiencia). Además, deberá tener en cuenta que el certificado podrá indicar posibles reparaciones que se pueden realizar en la vivienda para mejorar la nota energética.

¿Cuánto cuesta?

Suele rondar los 100 euros, aunque el precio puede variar según la ubicación y el precio del piso. El coste del registro y las tasas administrativas que cobra la Administración ya vienen incluidos en los honorarios que cobra este profesional.

¿Cuánto tiempo tardará en tener el documento?

Tras haber recibido la visita del técnico, este puede tardar entre unas 24 y unas 48 horas en elaborar el certificado energético y presentarlo ante la Administración. “No obstante, la entrega de la etiqueta variará según la comunidad”, advierte Helpmycash. La mayoría de ellas la generan en el momento de realizar el registro, pero en algunas regiones como, por ejemplo, Cantabria o Castilla La Mancha, pueden “tardar unos 15 días o, incluso, hasta tres meses”, añade el comparador online.