Los españoles ya no quieren pisos, quieren chalés

El coronavirus dispara la compra de viviendas unifamiliares y más grandes

Urbanización de chalés pareados

Primero fueron las búsquedas las que se dispararon, y ahora llegan las ventas. El confinamiento de la pasada primavera abrió los ojos a muchos españoles y les hizo ver que la vivienda en la que residían no se adaptaba a sus necesidades. Así que las búsquedas de viviendas con terraza, más grandes o con parcela se dispararon. Y ese interés está empezando ahora a materializarse. Según el informe del tercer trimestre del Colegio de Registradores, en el periodo se registró un incremento en el peso de compraventas de vivienda unifamiliar de 1,94 puntos porcentuales, hasta el 20,4%, con el correspondiente descenso en el peso de pisos. Este incremento ha llevado a que el peso de la vivienda unifamiliar haya registrado el máximo de la serie histórica y el peso de vivienda colectiva su mínimo histórico en la estadística registral.

“La evolución de los resultados muestra una intensificación de la preferencia por la modalidad de vivienda unifamiliar”, afirman los Registradores, que consideran que estos datos confirman el primer impacto en las nuevas tendencias en la adquisición de viviendas por la influencia de la pandemia.

Casas más grandes

Otro dato que corrobora este cambio de hábitos en las compraventas de viviendas es el incremento de la superficie media de los inmuebles vendidos. Ésta aumentó en el tercer trimestre hasta alcanzar su máximo de la serie histórica, con 101,7 metros cuadrados para el conjunto de viviendas. En el caso de la nueva libre, la superficie media transferida se ha elevado hasta los 110,2 metros cuadrados, cerca del máximo histórico del segundo trimestre (110,4 metros cuadrados). Por su parte, la vivienda usada alcanzó una superficie media de 100,25 metros cuadrados, lo que supone su mayor registro de la serie histórica. “Se está produciendo una generalización del crecimiento de la superficie media transferida, ratificando el cambio de preferencias en el actual contexto de crisis sanitaria, demandando preferentemente viviendas con mayor superficie”, subrayan los Registradores.

El informe revela que la demanda se está focalizando en mayor medida en los pisos con mayor superficie. De este modo, en el tercer trimestre, el 53,3% de las compras de pisos han sido de superficie superior a 80 metros cuadrados, con un incremento del peso relativo de casi tres puntos en relación al mismo trimestre de 2019. Los pisos de entre 60 y 80 metros han supuesto el 27,6% de las compraventas, los de entre 40 y 60 metros el 15,8% y los de menos de 40 metros, sólo el 3,4%. En los últimos doce meses, las compraventas de pisos de más de 80 metros cuadrados han supuesto el 51,7%, por debajo del 53,3% del último trimestre, lo que, según los Registradores, confirma de nuevo la tendencia a adquirir pisos de mayor superficie. Asimismo, el informe apunta “a una cierta inercia” hacia la búsqueda de vivienda en núcleos poblacionales con menor densidad.