Así afectaría a los clientes la potencial fusión entre BBVA y Banco Sabadell

Las condiciones de cuentas y tarjetas podrían cambiar. Las de depósitos, hipotecas o préstamos, no

Una pareja pasa frente a una oficina del BBVA, este lunes en BilbaoLuis TejidoEFE

Si las conversaciones entre BBVA y Sabadell cristalizan y ambas entidades se fusionan, los clientes que notarían más cambios serían los de la entidad absorbida. Como explican desde HelpMyCash, las modificaciones más habituales que suelen notar los clientes cuando se produce una fusión bancaria son el cambio de las condiciones y las comisiones de sus productos, una nueva oferta de productos y servicios, y la irrupción de una nueva filosofía de negocio.

Cuentas y tarjetas podrían cambiar

Cualquier banco tiene total libertad para modificar las condiciones y las comisiones de sus cuentas y de sus tarjetas. El motivo es que los contratos de estos productos no tienen una duración concreta, por lo que la entidad tiene el derecho de modificarlos unilateralmente, avisando al cliente con dos meses de antelación para que valore si quiere aceptar los nuevos términos o no. Así, por ejemplo, tras una fusión, algunos clientes podrían ver como las comisiones de sus cuentas corrientes se encarecen, las rentabilidades de sus cuentas de ahorro varían, se sustituyen sus antiguas tarjetas por otras nuevas, cambian los requisitos de vinculación... La numeración de las cuentas también podrían cambiar, algo que, no obstante, no debería suponer graves perjuicios para los clientes. El banco se encargaría de redireccionar todas las domiciliaciones al nuevo número.

Depósitos, préstamos e hipotecas no cambiarían

Ocurre lo contrario con los plazos fijos, los préstamos y las hipotecas. Estos productos sí tienen una duración determinada, por lo que el cliente no notará cambios, al menos en lo esencial. No variarán sus tipos de interés ni su rentabilidad. Eso sí, en caso de querer renovar un depósito al vencimiento o, por ejemplo, modificar una hipoteca vigente, el cliente tendría que asumir las condiciones del nuevo banco.

Nueva banca online

Lo más probable es que, tras una fusión, se integren los servicios informáticos de ambas entidades y se unifiquen los servicios de banca online. Si, por ejemplo, Banco Sabadell fuese absorbido por BBVA, al cabo de un tiempo los clientes de la entidad catalana acabarían, seguramente, usando la banca online de BBVA.

Menos oficinas

Otra de las consecuencias de las fusiones es la reducción de oficinas y de la plantilla. Uno de los principales objetivos que tienen estas operaciones corporativas es reducir costes y aumentar la rentabilidad del banco resultante y una forma de conseguirlo es cerrando locales y prescindiendo de una parte de los empleados (despidos, prejubilaciones, etc.), especialmente en aquellos lugares en los que hay duplicidades.

Menos protección del FGD

Aquellos que tengan una cuenta en Banco Sabadell y otra en BBVA cuentan con una protección de hasta 100.000 euros en cada banco por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) español. Si ambas entidades se unieran y pasasen a ser un solo banco, la protección se reduciría a la mitad, ya que el FGD garantiza hasta 100.000 euros por titular en cada entidad y, tras la fusión, Banco Sabadell y BBVA serían el mismo banco.