Qué diferencias hay entre el titular de una cuenta y el autorizado

Las principales están relacionadas con la capacidad de acceso al dinero y las obligaciones fiscales

Un hombre saca dinero en un cajero automático

Si quiere que alguien tenga acceso a su cuenta bancaria, puede hacerlo de dos formas: convirtiéndolo en titular o en autorizado. Las principales diferencias entre estas dos figuras están relacionadas con la capacidad de acceso al dinero y las responsabilidades fiscales, explica el comparador online Helpmycash. Por este motivo, es importante conocer sus diferencias antes de tomar una decisión.

Titular, dueño y responsable del dinero

El titular de la cuenta tiene plenos derechos sobre el contrato y es dueño del dinero; puede abrir la cuenta, cerrarla o nombrar autorizados; controla todos los movimientos y tiene toda la responsabilidad fiscal y es susceptible de sufrir embargos de cuenta. Al abrir una cuenta se puede elegir que haya varios titulares. Estos podrán acceder al dinero de manera distintas y tendrás obligaciones diferentes según el grado de titularidad. Hay dos opciones:

  • Titularidad indistinta o solidaria: todos los titulares de la cuenta pueden disponer del dinero con libertad, sin necesidad de autorización de los demás titulares. Es habitual en las cuentas familiares, por ejemplo, para que los hijos puedan gestionar el dinero de sus padres cuando estos no pueden por edad o problemas de salud.
  • Titularidad conjunta o mancomunada: a la hora de tomar decisiones sobre la cuenta (nombrar autorizados, cerrarla, etc.) será siempre necesaria la firma y consentimiento del resto de titulares, no pudiéndose efectuar ningún cambio sin su aceptación.

Autorizado, sin obligaciones pero con menos derechos

El autorizado consta en la cuenta pero no es propietario del capital. El titular es quien le autorizada para que pueda acceder al dinero y realizar otras operaciones, aunque con ciertos límites. Lo más habitual es que pueda disponer del saldo de la cuenta, hacer transferencias, firmas reintegros y talones, según explica Bankia. La figura del autorizado se suele usar en empresas para que algún trabajador pueda tener acceso a la cuenta. En cuanto a las responsabilidades fiscales, los autorizados no asumen ninguna. También hay que tener en cuenta que si una persona es autorizada en una cuenta, se considera que el dinero no es suyo, si no del titular, por lo que no es posible que sus impagos causen el embargo de la cuenta bancaria del titular.

Cómo autorizar

El trámite de nombrar autorizados puede variar según las exigencias del banco, pero es bastante simple y solamente requiere: una copia del DNI de la persona autorizada y un documento firmado por el titular y el autorizado en el que ambos muestran su consentimiento. Aunque algunas entidades tradicionales exigen que esta persona autorizada acuda a la sucursal para hacer oficial la operación, otras solamente requieren la entrega de documentos. Incluso si se trata de una cuenta online, será posible hacer el trámite a través de Internet, explica Helpmycash.

Si el titular fallece, ¿el autorizado puede acceder al dinero de la cuenta?

Si el titular de la cuenta muere, el autorizado pierde cualquier derecho sobre esta y no tendrá más acceso al dinero que haya en su interior. Cuando el titular del producto fallece, la entidad bloquea todos los productos que tenía contratados y espera que los nuevos herederos justifiquen su derecho para cambiar la titularidad de la cuenta. Tras ese proceso el nuevo titular de la cuenta podrá nombrar a sus propios autorizados.