Movilidad

Las autopistas de peaje apuntan a una bajada de precios en 2021

Según la fórmula automática de cálculo, las autopistas de pago estatales deberían ser un 0,11% más baratas el año que viene

Las autopistas de peaje no registraron tráfico durante el estado de alarma
Las autopistas de peaje no registraron tráfico durante el estado de alarma Quique García EFE

Las autopistas de peaje de titularidad estatal podrían dar un respiro al bolsillo de sus usuarios. Después de tres años de subidas, el sistema automático para calcular su precio apunta a una rebaja media del 0,11% el año que viene. La actualización del precio medio del peaje de las autopistas es fruto de una fórmula de revisión automática anual que el sector pactó con el Gobierno en 2002. Tiene entre sus principales variables el IPC medio entre los meses de octubre de un año y del siguiente que, posteriormente, se pondera en función de la evolución de los tráficos.

Según estos parámetros, el precio debería bajar. Sin embargo, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana puede modificar el cálculo, según explican fuentes conocedoras del asunto. De hecho, desde el Departamento que dirige José Luis Ábalos aseguran que todavía no hay una decisión tomada respecto a lo que pasará en enero.

Primera rebaja

Si se confirma la bajada que apunta la fórmula, se trataría de la primera rebaja en tres años en los precios de los peajes, después de las subidas del 0,84% de este año y los incrementos del 1,67% y el 1,91% que experimentaron en 2019 y 2018, respectivamente.

La actualización de los peajes tendrá lugar en pleno debate sobre la necesidad de garantizar el mantenimiento y la viabilidad de la red de autopistas y autovías del Estado, que conlleva sopesar la eventual articulación de un peaje por el uso de las autovías. El Gobierno ha abierto ya el debate de forma oficial al incluirlo en la Ley de Movilidad Sostenible recoge la “necesidad de desarrollar un modelo predecible de financiación para la conservación y mantenimiento del importante stock de infraestructuras con el que está dotado nuestro país”. Es decir, si se sigue recurriendo a los Presupuestos Generales del Estado o se opta por el pago por uso, una fórmula sobre la que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, quiere debatir en lo referente a las autopistas.

Hace unas semanas, Ábalos incluso abrió la puerta a discriminar el pago en función del tipo de usuario. El ministro reiteró que no es justo que en unos territorios de España haya vías de pago y en otros no. Por eso, ha asegurado que hay que aplicar un “principio de igualdad territorial” y “discriminar” a los usuarios. En este sentido, Ábalos ha asegurado que “las personas que tienen que usar esas vías porque no les queda otra para ir a estudiar o trabajar y tienen que ir frecuentemente en el día, es evidente que no tienes por qué gravarlas”.

El problema de la sugerencia del ministro es que no tiene soporte, en este caso, legal. Alemania ya trató de introducir un peaje que contenía características de este tipo y el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) se lo tumbó.