Qué es el factor de sostenibilidad de las pensiones y para qué sirve

Su aplicación se congeló en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, posponiendo su entrada en vigor a 2023

Imagen de un jubilado paseando
Imagen de un jubilado paseandoCipriano Pastrano DelgadoLa Raz—n

El envejecimiento de la población sigue avanzando, los nacimientos cayendo y la esperanza de vida aumentando. El resultado de esta receta es una pirámide de población cada vez más invertida que compromete la sostenibilidad del sistema de pensiones público. Según un informe de BBVA Research, en 2050 el número de pensionistas superará los 15 millones, por lo que serán necesarios 29 millones de cotizantes para sostener el sistema, 10 más que ahora. La reforma de las pensiones de 2013 introdujo dos nuevos elementos estructurales con el objetivo de contrarrestar este impacto, el factor de sostenibilidad y Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones (IRP), los cuales provocan, eso sí, una pérdida de poder adquisitivo frente a las peticiones de los pensionistas.

-El factor de sostenibilidad vincula el importe inicial de las pensiones de jubilación a la evolución de la esperanza de vida. Si la esperanza de vida aumenta a lo largo de los años, el factor de sostenibilidad implica una disminución de la pensión inicial. Con este sistema, la equidad intergeneracional se obtiene porque las generaciones futuras de jubilados disfrutarán de una pensión inicial menor, pero la recibirán durante más tiempo (al gozar de una esperanza de vida mayor), explica el Banco de España. Su aplicación se congeló en la Ley 6/2018, de 3 de julio de Presupuestos Generales del Estado para 2018, posponiendo su entrada en vigor a 2023. Con la aprobación de los Presupuestos de PSOE y Podemos, su aplicación se sigue desechando y se plantea incluso su eliminación total.

Fórmula

FSt = FSt-1 *e*67

Para el cálculo del factor de sostenibilidad se tendrán en cuenta: las tablas de mortalidad de la población pensionista de jubilación del sistema de la Seguridad Social y los 67 años como edad de referencia.

En la fórmula, “FS” es el factor de sostenibilidad y “t” el año de aplicación del factor, que tomará valores desde el año 2023 en adelante. Por su parte, “e*67″ hace referencia a la esperanza de vida calculada cada cinco años, y que representa la variación de la esperanza de vida a los 67 años de referencia.

-El Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones (IRP), que implica que según la evolución de ingresos y gastos, el incremento anual de las pensiones no puede ser inferior al 0,25% ni superior a la variación del IPC +0,50%. Esto producía una merma del poder adquisitivo de los pensionistas, sobre todo en los momentos de alta inflación. No obstante, en cuanto al IRP, el Congreso también aprobó en 2018 la no aplicación de este índice, aunque el sistema sigue pendiente de su futura derogación con la intención del Gobierno de vincular definitivamente las subidas al IPC. Los Presupuestos Generales de 2021 han aplicado una revalorización de las pensiones contributivas del 0,9% y del 1,8% para las no contributivas, una subida que se corresponde con la previsión del Ejecutivo del deflactor del PIB, el índice más aproximado al IPC.

Modelo de pensiones británico

El Gobierno actual ha puesto sobre la mesa algunas alternativas para asegurar la remuneración de los futuros pensionistas. Frente a los tradicionales planes de pensiones privados, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, toma como referencia el modelo de pensiones británico para lograr un cambio. Los planes individuales no dan sus frutos y el titular de Seguridad Social quiere optar por los planes colectivos vinculados a las empresas, también conocidos como planes de pensiones de empleo, que complementen las prestaciones públicas.