Trucos para no discutir sobre dinero con tu pareja

Los asuntos financieros son un tema delicado que pueden desencadenar en un malentendido en la pareja cuando los ahorros no se están gestionando correctamente

Los expertos recomiendan tener una cuenta bancaria para los gastos familiares y una personal para disfrutar de libertad financiera.
Los expertos recomiendan tener una cuenta bancaria para los gastos familiares y una personal para disfrutar de libertad financiera.La RazónPixabay

Las relaciones se basan en la confianza, y más si aparte de vivir experiencias juntos también se comparten gastos. Los asuntos financieros son un tema delicado que pueden desencadenar en un malentendido en la pareja cuando los ahorros no se están gestionando correctamente. En estas situaciones se suele intentar echar la culpa del problema a la otra persona y se trata de justificar nuestras caprichos como gastos necesarios. Ahora que llega San Valentín, una buena forma de cuidar tu relación es solucionar los posibles problemas económicos de la pareja.

La economía familiar no debe ser un tema tabú. Las parejas que más hablan de finanzas son las que menos discusiones tienen por el dinero, según la encuesta ‘Love and Money’, elaborada por TD Bank. Debatir sobre dinero no siempre es fácil, por eso, el comparador HelpMyCash ha recopilado 7 trucos para tener unas finanzas sanas en pareja.

Hablar de dinero

En el mundo de las finanzas se suele separa lo personal de los negocios, pero cuando se trata de la economía familiar, lo mejor es hablar sobre los posibles problemas que pueden surgir. Estar al tanto de las preocupaciones de cada uno de los miembros de la unidad familiar nos puede ayudar a solucionar problemas financieros con mayor solvencia.

Libertad financiera

Si te controla los gastos, huye. En una pareja es muy bonito compartirlo todo, pero cuando se trata de dinero la cosa cambia. Los expertos recomiendan tener una cuenta conjunta para los gastos familiares, pero disponer de una cuenta personal para tener más libertad financiera. Lo ideal es abrir una cuenta compartida que no cobre comisiones, permita realizar transferencias gratuitas y emita una tarjeta de débito o crédito sin coste para cada titular, explican desde HelpMyCash.

Marcarse objetivos

El ahorro nos permite vivir con mayor tranquilidad si nuestro futuro financiero nos genera ansiedad. Lo ideal para conseguir ahorrar en pareja es marcarse objetivos comunes, como puede ser la compra de una vivienda, un coche, un viaje o asegurarse una buena jubilación. En este punto deberían quedar fuera los caprichos personales.

Elaborar presupuestos

Desarrollar un plan que recoja todos los gastos conjuntos es clave para saber cuánto dinero podemos ahorrar. Una vez sabemos los gastos fijos, como el alquiler, la hipoteca, la luz, el gas o la comida, será más fácil ser conscientes de los caprichos que podemos darnos (ocio, restaurantes, etc). La banca digital es la aliada para clasificar los gastos, ya que permite establecer cada una de las categorías para conocer por donde se está escapando nuestro dinero.

Si se tiene una cuenta conjunta, lo ideal es debatir cómo se distribuye el gasto. Es decir, si se paga a medias o se realiza un reparto proporcional en función de los ingresos de cada uno.

No cometer infidelidades (financieras)

Ocultar un gasto que no deseamos que sepa nuestra pareja no es sano para la relación ni para la economía. Si uno de los miembros de la relación no puede hacer frente a los gastos familiares por un gasto personal que ha ocultado, la confianza de la pareja podría verse afectada.

Transparencia y sinceridad

En general, en las relaciones entre personas, la transparencia y la sinceridad son vitales. En el terreno del amor es sumamente importante ser transparente y no mentir, por ejemplo, en lo que se cobra o en las deudas personales. Los secretos financieros podrían dificultar el logro de las metas en común.

Fondo de emergencia

Si vivimos al día, es mucho más complicado arreglar una avería en el coche, cambiar un electrodoméstico si se ha estropeado o afrontar un despido. Contar con un fondo de emergencia es básico para evitar desesperarse cuando las cosas se ponen feas. Los expertos recomiendan transferir dinero de más cada mes a la cuenta conjunta y, así, ir generando una base de ahorros en común. Otra alternativa es que cada miembro de la pareja tenga sus propios ahorros y pueda contribuir ante posibles dificultades económicas.