¿Cómo ahorrar dinero evitando el pago de comisiones a los bancos?

Ayudarse de la banca online puede permitir el ahorro de algunas de las tasas que cobran las entidades financieras por sus servicios

Un cliente retira dinero en un cajero

Las comisiones bancarias no son del agrado de nadie, excepto de las propias entidades financieras. Al abrir una cuenta o realizar cualquier operación con el banco, aceptamos el pago de una cantidad de dinero por utilizar el servicio. La alternativa más drástica y centenaria sería guardar el dinero bajo el colchón. Es cierto que no tiene comisiones, pero no permite sacar dinero en un cajero, ni pagar desde el movil, ni domiciliar las facturas, ni aprovechar el dinero que no se mueve para generar ahorro, entre otras posibilidades que sí ofrecen los bancos.

Sin embargo, es posible abrir una cuenta bancaria o utilizar los servicios de las entidades y evitarse el pago de comisiones. El comparador HelpMyCash ha recopilado las comisiones más habituales y la solución para ahorrarse el abono de unos costes innecesarios.

Mantenimiento

La comisión de mantenimiento es la más extendida entre las entidades bancarias. Se trata del importe que cobra la entidad al cliente por mantener abierta su cuenta, independientemente de si se utiliza mucho, poco o nada. Este tipo de comisión afecta especialmente a las cuentas con menos ingresos, ya que castiga a las nóminas más bajas, pero se elimina si se cumplen una serie de condiciones como la de aportar uno entrada de dinero determinada cada mes o domiciliar el pago de recibos. El portal HelpMyCash explica que la única forma de librarse de ella es cumplir las condiciones que impone el banco. De lo contrario, habría que buscar otro banco que no cobre comisiones.

Administración

Pagar por el mantenimiento de la cuenta está tan extendido que algunos clientes deciden aceptarla. Sin embargo, hay otra comisión que sí enfurece a los consumidores: la de administración. Con ella, los bancos gravan con una pequeña tasa los movimientos que se realizan en la cuenta. Por ejemplo, un usuario va a una sucursal a ingresar dinero y le cobran por ello, aunque sea cliente de esa entidad. Librarse de esta comsión es sencillo porque normalmente las operaciones que tienen un coste adicional son las que se hacen en ventanilla. Por lo tanto, utilizar los canales digitales que disponen los bancos es una forma de ahorrarse dinero.

Transferencias

Algunas transferencias bancarias también tienen un coste adicional que se cobra el banco por gestionar la operación. Habitualmente, el traspaso de dinero entre cuentas del mismo banco suele ser gratuito, pero no todo el mundo tiene abierta una cuenta en la misma entidad financiera. En este caso, es posible que la banca online no elimine las comisiones si se trata de una transferencia a otro banco, por lo que sería necesario recurrir a otros proveedores de servicios de pago como Bizum o PayPal.

Tarjetas

Solicitar una nueva tarjeta de crédito/débito o renovar la que ya se tiene también, así como su mantenimiento, es un servicio que puede tener comisión. Por suerte, hay bancos que ofrecen cuentas con tarjetas gratis para varios titulares.

Comisión por el envío de correspondencia y SMS

Cuidado con recibir cartas del banco porque puede ser que la entidad cobre por enviarle correspondencia a casa. Además, el envío de SMS también está gravado por algunos bancos, pero es una práctica poco frecuente. La solución, cuentan en HelpMyCash, es activar el servicio de correspondencia online.