Las mentiras de Oskar Matute contra Inditex

El diputado de Bildu trufó de datos falsos sobre la empresa una intervención en el Congreso

Vista de la fachada de una de las tiendas de la cadena Zara en Madrid
Vista de la fachada de una de las tiendas de la cadena Zara en MadridMariscalEFE

En una reciente intervención parlamentaria que se ha viralizado rápidamente por la red, el parlamentario de Bildu, Oskar Matute, declaró lo siguiente: «Podría haber de Inditex, una empresa muy conocida por su labor altruista y filantrópica a través de la donación de aparatos médicos, que en 2019 ganó 10.400 millones de euros. ¿Saben cuánto tributó en el Impuesto de Sociedades? Cero euros. Es normal que te quede dinero para hacer filantropía». Estas manifestaciones de Matute son, sin embargo, completamente falaces por tres razones.

Primero, quien efectúa una importante labor altruista y filantrópica donando -entre otros bienes- aparatos médicos, no es Inditex, sino Amancio Ortega. Y aunque Ortega sea el principal accionista de Inditex, la donación no la practica la compañía gallega con fondos del conjunto de sus accionistas, sino Ortega con su propio capital. Segundo, Inditex no obtuvo beneficios de 10.400 millones de euros en el ejercicio 2019. Sus beneficios mundiales antes de impuestos ascendieron ese año a 4.681 millones de euros. Y de todos ellos, sólo 1.805 millones (el 39,5% del total) fueron atribuibles a España.

Y tercero, desde luego Inditex no pagó cero euros en impuestos por sus ganancias de 2019. Si bien los datos anteriores que ofreció Matute podían ser meros errores sin una clara mala intención detrás, en este caso estamos ante una incuestionable y descarada mentira: en 2019, Inditex abonó en todo el planeta un total de 1.034 millones de euros en concepto de Impuesto sobre Sociedades; es decir, el 22% del agregado de sus ganancias (lo que redujo sus beneficios después de impuestos a 3.647 millones de euros). Tampoco Matute pudo estar refiriéndose a que Inditex pagara cero impuestos en nuestro país, pues la compañía gallega abonó 372 millones de euros por este tributo en ese ejercicio (lo que equivalía al 20,6% de sus ganancias en nuestro país).

Demagogia

¿Cómo es posible entonces que un diputado mienta de un modo tan obsceno desde la tribuna del Congreso? Quizá alguien pudiera tratar de disculpar semejante manipulación arguyendo que a Matute le bailaron las fechas y que su mensaje se refería al ejercicio 2020. Pero tampoco. Durante el muy complicado año pasado, la empresa gallega obtuvo unos beneficios de 1.401 millones de euros (un 70% menos que en 2019) y abonó globalmente unos tributos de 297 millones de euros (equivalente a un tipo media efectivo del 21%). En el caso concreto de España, el pago correspondiente a Sociedades en 2020 fue de 103 millones de euros.

En definitiva, por mucho que se haya popularizado la intervención de Oskar Matute en el Congreso, se trata de una intervención absolutamente falaz. Ninguno de los datos que dio para hilvanar su demagogia antiempresarial eran verdad. Si sus palabras han logrado un inmerecido eco entre ciertos sectores de nuestra sociedad es por los prejuicios anticapitalistas y, más aun, por los prejuicios anti-Inditex que predominan en esa parte de la sociedad. Son muchos quienes se niegan a admitir que una compañía puede prosperar y enriquecerse generando riqueza para los consumidores -en este caso, consumidores repartidos a lo largo y ancho del planeta-, de modo que sólo buscan desesperadamente excusas de mala praxis empresarial que pueda explicar ese enriquecimiento y, al mismo tiempo, justificar un mayor intervencionismo estatal (en este caso, vía subidas de impuestos).

Desde esa perspectiva sectaria, incluso las más flagrantes mentiras parecen verosímiles.