Opinión

El cuento de la luz
El Gobierno es el que ingresa el 75% del recibo que pagamos
foto-autor

El Gobierno no sabe qué hacer para explicar lo que no tiene explicación. Ahora Sánchez dice que a final de año habremos pagado por la electricidad lo mismo que en 2020. Pues se tendría que dar prisa, porque falta un trimestre y los precios no paran de subir.

Las vicepresidentas Ribera y Calviño han empezado la campaña de satanización de las eléctricas, haciéndolas responsables del coste de la luz, lo cual es falso. Las eléctricas ganan dinero, pero el que gana dinero de verdad es el Estado. O sea, el Gobierno es el que ingresa el 75% del recibo que pagamos los ciudadanos, pues el coste real no supera el 25% de lo que marca la factura, que es lo que beneficia a las compañías. El resto son peajes, impuestos y cargas gubernamentales. España tiene las tasas más altas de impuestos a la electricidad de Europa. Agobiado por la presión popular, el Gobierno ha bajado temporalmente el IVA y el impuesto de generación, pero el resto corresponde a cargas por el uso de las redes de transporte (del gobierno), desarrollo renovable, moratoria nuclear, insularidad de Canarias y Baleares, etcétera.

Además hay que decir toda la verdad. Lo que ha encarecido el precio de la luz es la subida de los derechos por las emisiones de CO2, que son en realidad otro impuesto que cobra el Gobierno. Es el coste de la transición ecológica. Y ojo porque también va subir el gas. ¿La solución? Que el gobierno reduzca su beneficio y lo compense recortando el gasto de las Administraciones y autonomías, tan exagerado como innecesario.