Las tarjetas mixtas: qué son y cuáles son sus ventajas

Cada vez son más los bancos que apuestan por ellas, que son una combinación de la tarjeta de crédito y la de débito

CaixaBank ofrecerá tarjetas mixtas cuando se haga efectiva su fusión con Bankia.
CaixaBank ofrecerá tarjetas mixtas cuando se haga efectiva su fusión con Bankia. FOTO: Jesus G. Feria La Razón

Tarjetas de débito y tarjetas de crédito eran dos cosas diferentes, al menos hasta ahora. Las primeras estaban pensadas para pagar los gastos del día a día, mientras que las segundas se reservaban para financiar compras o realizar pagos de emergencia. Sin embargo, cada vez son más los bancos que están apostando por unificar ambas y ofrecer un servicio mixto que mezcle las opciones que ofrecen las dos variantes.

Javier Mezcua, especialista en finanzas personales y parte del equipo de HelpMyCash, ha hablado con LARAZÓN para destacar qué son exactamente las tarjetas mixtas y cuáles son sus ventajas. Lo primero que nos cuenta es que hay dos tipos de tarjetas mixtas: “La más extendida es la tarjeta de crédito que únicamente permite abonar las compras a fin de mes o a plazos, pero que se pueden usar para sacar dinero a débito en cajeros automáticos sin pagar comisiones”. Este tipo de tarjeta mixta es la más común, aunque también están las llamadas “híbridas”, que permiten abonar tanto las compras a débito como a crédito (a fin de mes sin intereses o en cuotas mensuales con intereses). Además, también dan la posibilidad de sacar dinero a débito o a crédito en cajeros. Sin embargo, y según Javier Mezcua, “de momento hay pocos bancos que las comercialicen”.

A la pregunta de cuáles son las ventajas de este tipo de tarjetas, Javier Mezcua lo tiene claro: “Son una especie de dos en uno, se combinan las modalidades de pago a débito y a crédito, por lo que ya no hace falta llevar dos tarjetas del mismo banco”. No obstante, recomienda llevar más de una tarjeta encima por si la que tenemos se extravía o estropea. Pero además, hay otro punto que Mezcua destaca, ya que según explica, las tarjetas mixtas “tienen más aceptación que las de débito, pues al poder pagar a crédito, es posible usarlas para alquilar vehículos, por ejemplo”.

¿Qué entidades las ofrecen?

CaixaBank se sumará a esta nueva corriente y lo hará cuando se haga efectiva su fusión con Bankia, a partir de noviembre. Los clientes de Bankia, que hasta ahora disfrutaban de una tarjeta de débito gratuita, tendrán que pagar 36 euros al año si quieren seguir utilizándola, mientras que la tarjeta mixta MyCard no tendrá gastos de emisión ni de mantenimiento durante el primer año si se contrata por Internet, ni tampoco los siguientes para los clientes adheridos al programa Día a Día. Bankinter también presta estos servicios de tarjeta mixta y lo hace con su tarjeta Como Débito+, que tiene una comisión de emisión y mantenimiento de 25 euros; EVO Banco ofrece la Tarjeta Inteligente, y lo hace de manera gratuita para los titulares de la Cuenta Inteligente; y Caja de Ingenieros comercializa la Tarjeta Dual.

Para HelpMyCash, el motivo que está llevando a las entidades a comercializar con estas tarjetas está relacionado con la innovación tecnológica, “que favorece la imagen de los bancos, que luchan por estar a la última y digitalizarse”. También mencionan que estas tarjetas mixtas “permiten a los bancos colocar de forma masiva tarjetas de crédito a sus clientes. De hecho, algunas entidades están imponiendo estas tarjetas. Su estrategia es cobrar comisiones por la de débito y ofrecer gratuitamente únicamente una tarjeta mixta. Así, sus clientes se ven obligados a contratarla para no pagar comisiones”. Con esta maniobra, la banca consigue tener más clientes con tarjetas de crédito, lo que multiplica las posibilidades de que alguno acabe financiando una compra, una operación que les permite ganar dinero gracias a los intereses.