Crisis de suministros: si no ha reservado ya su móvil, es muy probable que no llegue para Navidad

El director ejecutivo de Arm Holdings, líder en chips para smarthphones y tablets, asegura que algunos procesadores tienen retrasos de hasta 60 semanas. Lenovo no hará descuentos en “Black Friday” y Navidad

Una chica emplea un teléfono móvil
Una chica emplea un teléfono móvil FOTO: XUNTA XUNTA

Si no ha comprado ese dispositivo electrónico que piensa regalar en Navidad, ya puede apresurarse a su tienda más cercana o página web de confianza para reservarlo. Y, aún así, es muy probable que aunque lo pida ahora, no llegue ya a tiempo. El director ejecutivo de Arm Holdings, Simon Segars, en el marco del evento Web Summit que se celebra estos días en Lisboa (Portugal), ha advertido a los asistentes de que “si todavía no habéis comprado todos vuestros dispositivos, podríais acabar decepcionados”, según asegura una información recogida por la BBC. Segars no es un cualquiera para lanzar esta advertencia. Desde hace unos diez años, la multinacional británica que dirige y que se dedicada a los semiconductores está considerada como la líder del mercado en el campo de los chips de smartphones y tablets, por lo que sus palabras resultan relevantes ahora que la ausencia de microchips tiene a la industria mundial al borde del colapso.

Segars ha descrito la escasez global de procesadores como una crisis “sin precedentes”. El problema es de tal calado que el ejecutivo ha asegurado que algunos modelos de procesadores tienen retrasos de hasta 60 semanas, según Segars, que ha predicho que el problema tampoco se habrá solucionado completamente en Navidad de 2022.

Como causas de la escasez de procesadores a nivel mundial, de la que fabricantes como Qualcomm ya llevaban alertando desde principios de 2021, Arm ha señalado el incremento en la demanda de dispositivos tecnológicos con la pandemia y también de vehículos, así como las tensiones geopolíticas entre Asia y Occidente. A los problemas de producción se han sumado también los de la cadena de suministro, al borde de romperse en este momento por los problemas del transporte marítimo por la falta de contenedores y de personal en el sector.

Cadena de suministro

Las tensiones logísticas están provocando retrasos del calibre que el tiempo para que un contenedor llegue desde Asia a Europa se ha incrementado desde las cuatro semanas que tardaba aproximadamente en abril hasta las entre ocho y diez que tarda ahora, según calculan tanto desde la patronal española del sector (UNO) como desde la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). Aunque, como aseguran desde ambas organizaciones, ese no es además el único problema. Porque, además de que los precios de un contenedor se han disparado desde los 2.000 dólares que costaban hace un año hasta cerca de 15.000 dólares, conseguir uno no es garantía de que el producto vaya a llegar a tiempo. Incluso de que vaya a llegar, pues, en ocasiones, hay insumos que se sacan del contenedor para meter los de otras compañías que pagan más.

En el caso de los chips, para afrontar la crisis actual, la industria mundial ha invertido 2.000 millones de dólares (unos 1.727 millones de euros) semanales para aumentar la capacidad de producción de procesadores, pero Segars ha alertado de que “simplemente construir fábricas” no es suficiente y que el proceso requiere de una mejor colaboración de toda la cadena de suministros.

En línea con los problemas advertidos por Segars, el mayor fabricante de PC del mundo, Lenovo, anunció ayer mismo que dados los problemas existentes por la falta de chips y el atasco de la cadena de suministro no dispone de excedentes de equipos, por lo que no hará descuentos ni en el “Black Friday” ni en la campaña de Navidad. En una conferencia para presentar los resultados del grupo de entre julio y septiembre, el director general de Lenovo Iberia, Alberto Ruano, explicó que el espíritu de la campaña de “Black Friday” nace para liquidar inventarios y seguir vendiendo, sin embargo, ahora “manda la disponibilidad del producto”. “Todo lo que hay en las tiendas se vende”, resumió Ruano, que destacó que el fabricante ha trabajado la campaña de Navidad con sus socios de distribución y que “espera que salga bien”.