Los Reyes Magos traerán menos juguetes y más caros este año

Los problemas de suministro y el encarecimiento de las materias primas aumentarán sus costes y dificultarán o impedirán la llegada de algunos productos

Una empleada envuelve un regalo en las instalaciones d El Corte Inglés Preciados (Madrid)
Una empleada envuelve un regalo en las instalaciones d El Corte Inglés Preciados (Madrid)Marta Fernández Jara Europa Press

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, muchos empiezan ya a pensar en la carta a los Reyes Magos. Y este año, algunos pueden encontrarse con la poco agradable sorpresa de que sus deseos no se hagan realidad. En general, el suministro del producto más deseado por estas fechas, los juguetes, parece garantizado. Pero tanto desde el sector de los fabricantes como desde el de la distribución apuntan a que los problemas del transporte marítimo pueden provocar problemas de desabastecimiento de ciertos productos.

Como explica Oliver Giner, responsable de promoción exterior de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), en general, no se espera un problema general de desabastecimiento porque las compañías se nutrieron a principios de año de las materias primas que necesitan para fabricar los productos en verano, evitando así los problemas que registra en los últimos meses la cadena de suministro por el fuerte repunte mundial de actividad. No obstante, Giner asegura que algunos fabricantes que tienen deslocalizada su producción y que van trayendo poco a poco sus juguetes a España sí pueden verse en apuros. “Está habiendo retrasos en los embarques. Pedidos que antes tardaban cuatro o cinco semanas en llegar ahora tardan nueve o diez”, explica. Además, añade, “algunos se están encontrando con que no hay garantía de que tengan espacio en el contenedor ni de que vayan a llegar a tiempo”, explica Giner en declaraciones a LA RAZÓN. Por ello, algunos de los productos corren el peligro de no llegar a tiempo para la campaña navideña. “Puede ocurrir que algunas mercancías se agoten antes de tiempo o que, directamente, no lleguen”, advierte Giner. En cualquier caso, añade, será difícil que los clientes perciban esta falta de referencias porque la compañía sencillamente no comercializará el producto y, cuando lo reciba, tratará de darle salida en rebajas o en otras campañas posteriores a las de Navidad. Para el distribuidor, será también un problema relativo. En el caso de los grandes, “con los surtidos tan amplios que manejan, prevén tener cubiertas todas las categorías y gamas de productos”, aunque puedan tener problemas con algunos productos, explican fuentes de este sector.

Costes y precios

Lo que sí ocasionará en cualquier caso este problema será un agujero económico en las cuentas de las compañías, que ya de por sí están tensionadas por la situación actual. Giner calcula que los costes de producción de las jugueteras españolas se han incrementado entre un 20% y un 40%. El sector, explica, no es ajeno a la realidad del incremento de los precios de las materias primas. En su caso, componentes básicos para la fabricación de juguetes como los polímeros (100% más); pwc (35%); los poliésteres (90%) y poliamidas (45%); los tubos de hierro para triciclos o bicicletas (30%) o el cartón (25%), han visto sus precios disparados por el tirón de la demanda una vez superada la pandemia del coronavirus.

Otro de los costes que más se han disparado por esta súbita reactivación económica ha sido el de transporte. Los fletes que se pagan por el contenedor de mayor tamaño lleno se han disparado en un año desde los 3.000 o 3.400 dólares que costaba traer uno desde un puerto de China el año pasado al de Valencia hasta los 15.400 dólares actuales, detalla Giner. Y eso, reitera, sin la garantía de que haya espacio y llegue en la fecha prevista. No obstante, desde la Organización Mundial del Comercio (OMC) afirmaron a comienzos de mes que empiezan a detectar que los índices que miden los tiempos de entrega de las mercancías indican que se están reduciendo de forma constante.

Al incremento de precios por la falta de materias primas y el transporte se suma también el pronunciado incremento del coste de la energía en España, que afecta no sólo a los hogares sino a todas las industrias, incluida la juguetera.

Estos sobrecostes de fabricación harán muy complicado que el precio final de los productos no se resienta, según los jugueteros. Aunque no lo hará en igual medida en todos los productos. Como explica Giner, la industria produce multitud de productos de diferentes características y a cada fabricante le afectará de una forma diferente.