Así puedes comprar un piso con el dinero de tus padres sin tener problemas con Hacienda

El Ministerio controla las grandes transacciones de dinero entre particulares

Comprar un piso o casa suele ser uno de los momentos más importantes en la vida. Aquellos que pueden permitírselo y deciden dar el paso no olvidan todos los pasos dados hasta conseguir el hogar donde pasar, en la mayoría de los casos, el resto o buena parte de sus vidas.

Uno de los mayores problemas de los jóvenes en España es la falta de posibilidades para emanciparse. Aunque existen ayudas como el nuevo bono del alquiler propuesto por el Gobierno muchos son los que no pueden permitirse ni siquiera alquilar un piso para poder marchar de casa de sus padres.

Así las cosas, comprarse una casa puede ser toda una auténtica odisea y a la vez uno de los momentos más bonitos. Visitar varias opciones y valorar ventajas y desventajas son dos de los múltiples ejemplos que complican la ardua tarea que supone encontrar un lugar destinado a ser parte de nuestras vidas.

El precio suele ser el principal escollo. Negociaciones, bancos y demás suponen muchas trabas para los compradores una vez decidido el piso o casa. Así, se pasa a un siguiente estadio donde el dinero se vuelve lo único importante y supone el último paso antes de adquirir una vivienda.

Uno de los recursos elegidos por la mayoría es optar a una hipoteca ofrecida por una entidad bancaria. Debido al elevado coste de las viviendas son muy pocos los afortunados que se pueden permitir una vivienda sin recurrir a un crédito a largo plazo aunque esta puede rebajarse si aportamos una entrada mayor.

Ya sea gracias a los ahorros u otro motivo una mayor entrada nos ofrece rebajar el préstamo total que firmaremos con el banco. En muchas ocasiones la opción elegida si se puede es un dinero prestado por los padres que nos permita pedir la hipoteca con un menor importe. Además, cabe destacar que las entidades bancarias como norma general solo prestan el 80% de la tasación.

Dinero de los padres

Aquellos padres que disponen del dinero en muchas ocasiones deciden ofrecérselo a sus hijos como regalo o una especie de herencia en vida. En este caso se debe conocer que prestar dinero a un hijo supone un tener que pagar el Impuesto de Donaciones, aunque existen beneficios fiscales para ello.

Para ello, es necesario cumplir una serie de requisitos según la Comunidad Autónoma donde se resida y que varían en función de la región. En el caso de prestar dinero para comprar una vivienda es necesario formalizar por escrito esta transacción que tributa en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), aunque está exento. Además, se debe presentar la autoliquidacion del impuesto con el modelo 600 y vigilar que todo se encuentra de forma correcta.

Así las cosas, aquellas donaciones que un padre realice a un hijo deberán estar documentadas mediante un contrato privado o ante notario. Además, la escritura publica deberá estar firmada tanto por los donantes como por quien lo recibe para recibir los correspondientes beneficios fiscales.