Así es como puede ahorrar en calefacción casi un 50% sin renunciar al confort térmico

Optimizar el consumo o cambiar la tarifa serán factores clave para reducir la factura energética a final de mes

Una persona enciende un radiador
Una persona enciende un radiador FOTO: Dreamstime Dreamstime

Enero es uno de los meses más fríos del año en nuestro país, aunque no fue hasta este fin de semana pasado cuando los españoles empezaron a experimentar temperaturas gélidas que alcanzaron mínimas de cinco grados bajo cero en varias ciudades de la península. Para hacer frente a uno de los episodios de mayor frío en España, encender la calefacción en nuestro hogar se vuelve imprescindible. No obstante, pese a que el precio de la luz y el gas ha dado un respiro a las familias españolas en los últimos meses, el mercado libre sigue a niveles elevados, por lo que son muchos los consumidores los que intentan que la factura energética no se dispare a final de mes y que el dinero empleado sea el menor posible.

En este sentido, un consumidor medio puede ahorrar hasta un 47% al hacer uso de la calefacción eléctrica, siempre y cuando se cambie a una tarifa de luz barata en el mercado libre y optimizando su consumo, encendiendo el radiador en aquellas horas más asequibles, según un análisis de la web de ahorro Kelisto. Tanto es así que si se utiliza dicho calefactor en las horas valle y llano se podrá conseguir ahorrar un 10%, el cuál podría ascender hasta el 15% si tan solo se enciende durante las horas valle sin necesidad de cambiar la tarifa.

En el caso de tener una tarifa de discriminación horaria -en la que el consumo es más barato o caro según la hora en la que se realice-, el ahorro mínimo que se podrá conseguir será del 10,06%, es decir, unos 7 euros al mes. En este sentido, los consumidores tendrán que optimizar su consumo, poniendo el radiador solo en las horas llano y valle, en vez de todo el día. Por tanto, se debería usar el calefactor en las horas llano, es decir, desde las 08:00 a las 10:00 horas de la mañana, desde las 14:00 a las 18:00 horas de la tarde y de las 22:00 a las 00:00 horas de la noche; así como en las horas valle desde las 00:00 de la noche hasta las 08:00 de mañana, y en fines de semana y festivos, al ser las horas más asequibles.

No obstante, dicho ahorro puede llegar a ampliarse hasta casi el 47%, reduciendo así en 58 euros la factura de la luz a final de mes si se llevan a cabo medidas adicionales. Para ello, se deberá hacer un consumo “súper optimizado” utilizando radiadores eléctricos por acumulación -donde se consume solo en horas valle para emitir calor a lo largo del día- y comparar precios para ajustarse a la tarifa más barata del mercado.

Aquellos que tengan una tarifa fija, el margen de ahorro será menor, aunque podrá moverse entre el 5,79% y el 32%, es decir, 4 y 28 euros menos al mes en la factura de la luz, respectivamente. Para poder conseguir el recorte mínimo, habrá que pasar a una tarifa de discriminación horaria y optimizar el consumo; aunque si queremos ahorrarnos 28 euros al mes, no solo habrá que cambiar a discriminación horaria, sino que se deberá hacer un consumo “súpero optimizado” y cambiar a la tarifa más barata.

“Adaptar el consumo de la calefacción eléctrica no tiene que suponer un gran esfuerzo o un sacrificio de tiempo y confort. Si nuestro radiador no es inteligente, podemos hacer que el enchufe lo sea: por un precio estimado de entre tres y diez euros, podemos adquirir aparatos que se conectan en la toma de corriente del calefactor para que solo se ponga en marcha a la hora que digamos. Así, también podemos encender el sistema a distancia, cuando aún estamos en el trabajo, por ejemplo, para que el hogar esté a buena temperatura cuando lleguemos. El confort será mayor si adoptamos otras medidas de eficiencia, como evitar que el calor se escape por ventanas y puertas, y si cerramos las habitaciones en las que no vamos a estar”, asegura el portavoz de Energía de Kelisto, Javier Martínez.

Un 39% de ahorro con la calefacción de gas

La discriminación horaria no está presente en las tarifas de gas natural, por lo que no se podrá pagar más o menos en función de la hora en la que se consuma. No obstante, si que será posible cambiase a una oferta más barata para evitar gastos innecesarios, por lo que con un consumo promedio se podrá conseguir un ahorro máximo del 39%. En este sentido, la diferencia entre la media de las ofertas más asequibles analizadas por el comparador de Kelisto y la más barata es del 26,81%.

Aunque comparar y elegir la mejor comercializadora es el mejor truco de ahorro, por el momento, la Tarifa de Último Recurso (TUR), con el precio fijado por el Gobierno, sigue siendo la opción más barata.