Actualidad

Bruselas investigará a Amazon por un posible mal uso de datos confidenciales

Bruselas sospecha que ofrece su plataforma como escaparate y mercado para comerciantes independientes, recopila y utiliza "información confidencial competitiva”

La Comisión Europea (CE) decidió ayer abrir una investigación formal contra Amazon ante las sospechas de que esta plataforma online está utilizando de manera ilegal información sensible de minoristas en su propio beneficio, lo que constituiría una violación de las reglas de Competencia en el mercado único.

Publicidad

La plataforma online Amazon, el número uno mundial en comercio a través de internet, ofrece un doble servicio: por una parte, vende productos como una tienda más en el mercado y por otra, sirve de instrumento para que otros comerciantes independientes puedan vender sus productos de manera directa a los consumidores. En esta segunda función, Amazon recoge datos de estos comerciantes. Según las pesquisas del Ejecutivo, esto incluye información altamente sensible sobre mercados, productos y transacciones que puede ser utilizada con fines ilícitos.

A partir de ahora, el Ejecutivo comunitario emprenderá una investigación en dos frentes. Por un lado, analizará los acuerdos que firma Amazon con estos minoristas para saber si la información es utilizada de manera ilegal para impedir la libre competencia y, por otro, estudiará si estos datos sensibles están relacionados con la selección de productos que realiza Amazon en la conocida como «Buy Box» (caja de compra). Una opción que permite a los usuarios acceder de manera directa a la compra y redunda en un aumento de las ventas. Los vendedores pujan por las primeras posiciones de Amazon en esta caja de compra a través de variables como el precio, vinculación con el portal o disponibilidad del producto, pero la CE sospecha que puede haber otros factores en esta selección de productos a través de estos datos sensibles. Dichas prácticas presuntamente fraudulentas podrían derivar en la expulsión del mercado de ciertas empresas al primar unos productos sobre otros o en abuso de posición de dominio en el mercado.

«El comercio electrónico ha incrementado la competencia entre los minoristas y ha conseguido más capacidad de elección y mejores precios. Debemos asegurarnos de que estas grandes plataformas online no eliminan estos beneficios a través de prácticas anticompetitivas», aseguró ayer la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en un comunicado.

La compañía ha mostrado su compromiso con las autoridades comunitarias para esclarecer lo sucedido. En caso de confirmar las sospechas, el expediente podría desembocar en una multa de hasta el 10% de la facturación anual y la prohibición de estas prácticas. En el año 2017, Amazon ya tuvo que hacer frente a una multa de 250 millones de euros por impuestos no pagados en Luxemburgo.

Publicidad