El Tribunal de Cuentas detecta a 30.000 fallecidos que cobraban pensión

Según el Tribunal de Cuentas, 29.321 pensionistas fallecidos siguieron recibiendo su paga en 2014. Sólo en el mes de diciembre de 2014, esta partido costó a las arcas públicas 25,3 millones de euros

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal de Cuentas ha detectado que 29.321 pensionistas supuestamente fallecidos siguieron cobrando su pensión en el año 2014 por un importe de, al menos, 25,3 millones de euros sólo en la nómina de diciembre de ese año.

El Tribunal de Cuentas, en su informe de «Fiscalización de los procedimientos de gestión y control de los deudores por prestaciones», correspondiente al ejercicio 2014, refleja que 29.321 perceptores de pensión en España durante 2014 y 2015 ya habían fallecido. El pago de estas pensiones ascendía a cerca de 25 millones de euros mensuales, lo que equivale, aproximadamente, a 300 millones de euros al año. Estos pensionistas figuraban con el mismo DNI en la nómina de diciembre de 2014 y como fallecidos en la base de datos que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo elabora la información a partir del cruce de los datos aportados diariamente por la Dirección General de Registros y del Notariado, y de la información aportada mensualmente por el INE sobre el número de fallecimientos. Al realizar el cruce del histórico de fallecidos desde 1989 hasta octubre de 2015, con las nóminas percibidas entre los meses de diciembre de 2014 y agosto de 2015, el Tribunal calcula que 29.32 pensionistas ya habían fallecido; y la institución, además, percibe que el 95% de estos fallecidos continuaron percibiendo este ingreso en octubre de 2015.

Al contrastar la lista de personas difuntas entre 1987 y 1996, de las que no consta DNI en la base de datos de INE, los datos son coincidentes con 3.819 personas que seguían percibiendo su nómina a 31 de diciembre de 2014. Esta cantidad de pensiones obligó a la Seguridad Social al desembolso de unos 3.113 euros al mes. De los citados 3.819 perceptores, continuaban figurando en la nómina de octubre de 2015 un total de 3.575.

Ante estas «lagunas» y «deficiencias» –así lo señala el Tribunal de Cuentas– el organismo alerta de «deficiencias» en el control de la Seguridad Social sobre el fallecimiento de pensionistas cuya prestación se seguía pagando, y señala el «elevadísimo» nivel de error por parte del INE en la identificación de los difuntos. Estos fallos en el control de fallecidos hicieron que durante el periodo 2012-2014 prescribiera el derecho a reclamar deudas por un importe que podría alcanzar los 10,28 millones de euros.

La autoridad fiscalizadora ha lanzado un mensaje a las entidades financieras para que lleven a cabo un mayor control sobre la vivencia o fallecimiento de los pensionistas y remitan esta información. También se ha referido a las direcciones provinciales, a las cuales a instado a realizar, de forma sistemática, un control para tratar de evitar que expiren los plazos de cobro de la deuda de morosos. En referencia a la detección de los deudores por cobros indebidos de prestaciones, asegura que se estaban reclamando con dos años de retraso los complementos a mínimos de las pensiones percibidos de forma fraudulenta por incompatibilidad con los ingresos del perceptor. Esto, según el informe, supone un riesgo de cobro indebido del complemento a mínimos en los años sucesivos, ya que la normativa vigente no permite la suspensión cautelar en los casos de reincidencia. El inventario de deudores por prestación de la Seguridad Social a 31 de diciembre de 2014 aparece, en numerosas ocasiones, sin la fecha de resolución de expedientes que ya han sido cerrados, la presencia de expedientes que no reflejan el saldo inicial de deuda ni movimiento durante el ejercicio, entre otros.

El instituto reconoce que los recursos humanos encargados de la gestión de estas deudas no son suficientes, pero recuerda que la falta de personal exige priorizar áreas relacionadas con el reconocimiento y el mantenimiento de las prestaciones.