Actualidad

Competencia no halla rastro de manipulación en la subasta eléctrica

Las «circunstancias atípicas» son el escaso volumen, el cierre temprano de la puja y el alto precio de la luz resultante

La Razón
La RazónLa Razón

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) volvió a insisitir ayer en que en la subasta Cesur del pasado 19 de diciembre «circunstancias atípicas», seis en concreto, que justificaron su anulación al no existir «suficiente presión competiviva» en la misma, pero evitó calificar la puja como una «burda manipulación», expresión que utilizó el ministro de Industria, José Manuel Soria. No obstante, el informe presentado ayer no incluye el preceptivo documento solicitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), «que a fecha de aprobación de este informe no ha remitido». El organismo que preside José María Marín Quemada «continúa investigando las circunstancias» en que se desarrolló la operación y emitirá un segundo dictamen.

Sin sanciones

A la espera de la resolución definitiva, el regulador de Competencia no contempla sanciones para ninguno de los actores de la citada subasta (tarea de identificación y supervisión encargada a la CNMV). La puja, que se produjo poco después de que el Ministerio de Hacienda rechazara cargar los 3.600 millones de euros de déficit de tarifa eléctrico a presupuestos, dio como resultado una subida del 10,5% en el precio de la luz para el primer semestre del presente ejercicio, que Industria anuló para establecer un incremento del 2,3%.

Entre las «circunstancias atípicas» esgrimidas por la CNMC para anular la subasta figuran un volumen de negocio «inferior al de otras subastas» y «el más bajo desde que se celebra la subasta Cesur». Por otra parte, el regulador denuncia que «se registraron retiradas de volumen agregado por ronda superiores» a las anteriores, además de que los actores conocían «desde rondas muy tempranas» que «el exceso de oferta se encontraba en tramos inferiores al «ciego», esto es, aquel en el que «el exceso de oferta es superior al 200%».

Además, el regulador denuncia que la subasta terminó en una ronda «muy temprana», en concreto, en la 7. En las anteriores pujas de la Cesur, «en ni ningún caso cerraron antes de la ronda 12. La diferencia del precio resultante de la misma alcanzó, según la CNMC, «diferencias superiores en un 7% con respecto a las referencias de precios de los contratos equivalentes en los mercados a plazo». En el OTC, el precio fue de 57,67 euros por megavatio/ hora (MWh) el día anterior a la puja, mientras que en el OIMP se situó en 57,55 euros. La puja dio como resultado un precio de 61,83 euros.

A este respecto, el informe del regulador también destaca que desde el día 2 al 19 de diciembre los precios en el mercado mayorista «spot» registraron niveles que no se habían producido desde el año 2002, con un incremento entre el 60% y el 70% respecto a la semana anterior, cuyo precio se situaba en el entorno de los 50 euros por MWh. En días posteriores a la subasta, se registró un descenso de precios de 14,8% respecto al precio de la subasta, hasta los 52,65 euros/MWh del 27 de diciembre.

La CNMC denuncia que las variaciones de precios diarias «reflejan la incertidumbre de los participantes en el mercado acerca de las referencias de precios y se consideran una anomalía en mercados eficientes».

Desde 2009, la CNMC ha propuesto al Gobierno que flexibilice el esquema de subastas aumentando el número de pujas de productos similares con un determinado periodo de liquidación (subastas de «productos solapados»). Esto permitiría disponer de más referencias de precios de cada periodo trimestral y reducir las variaciones trimestrales del coste de energía de la TUR, informa Ep.

Fallos de la puja

- Se registró un volumen calificado agregado muy inferior al de otras subastas, en concreto, el más bajo desde que se instauró la Cesur.

- Las retiradas de volumen agregado por ronda fueron superiores en un 55% al promedio de las subastas 22 y 24.

- Los agentes conocían que el exceso de oferta se encontraba en tramos inferiores al «ciego», esto es, superior al 200%.