El Gobierno acierta y el PIB cae dos décimas menos de lo previsto

Doscientos inversores extranjeros confían en el éxito de las reformas. El Príncipe dice que es el mejor momento para invertir en España

El Príncipe de Asturias inauguró ayer la tercera edición del «Spain Investors Day»
El Príncipe de Asturias inauguró ayer la tercera edición del «Spain Investors Day»

España aprovechó la primera sesión del «III Spain Investors Day» para presentarse ante la comunidad de inversores como un país que cumple los objetivos económicos a los que se compromete y que se prepara para una nueva etapa de crecimiento. «Es el mejor momento» para aprovechar las oportunidades de inversión que se están abriendo en el país, dijo el Príncipe de Asturias en la inauguración de esta cumbre que reúne a una representación de inversores de todo el mundo con las principales empresas españolas.

En su intervención, Don Felipe destacó las medidas que está adoptando el Gobierno para transformar la economía con el objetivo de volver a la senda del crecimiento y la creación de empleo estable. «Estamos afrontando los problemas sustancialmente, las necesidades de transformación de nuestra economía. Por supuesto, es una tarea enorme y también delicada que necesita la participación de la sociedad e instituciones públicas y privadas». Aunque la economía española tiene que afrontar tiempos complicados, esta situación coyuntural ante la que nos encontramos abre «grandes oportunidades de inversión».

Lo peor ha pasado

Eso es lo que piensan los inversores internacionales. La situación de España ha cambiado sustancialmente en el último trimestre del año, después de afrontar un verano lleno de incertidumbres, que llevó la prima de riesgo hasta los 640 puntos básicos y el bono por encima del 7,5%, niveles insostenibles para financiarse en los mercados.

Hoy los inversores están convencidos de que lo peor ha pasado. Que el respaldo dado por el Banco Central Europeo al euro ha sido bien aprovechado por nuestro país, que espera ahora obtener los resultados de las reformas puestas en marcha hace unos meses.

La percepción en los inversores internacionales es que nuestro país no ha abandonado nunca el bloque de los países desarrollados, pero mantiene la ventaja de que las rentabilidades que aún ofrecen los distintos instrumentos de deuda son muchos más atractivas que las de otros países como Alemania o Francia, una vez garantizado que la economía tiene capacidad para hacer frente a todos sus compromisos de pago, como se ha demostrado a lo largo del pasado año.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, anunció ayer que el PIB podría haberse contraído un 1,3% en lugar del 1,5% previsto inicialmente. García-Legaz se ha mostrado convencido de que en éste y el próximo año «España puede ser la sorpresa positiva de Europa». Aunque aún se está lejos de poder dar buenas noticias en materia de empleo, García-Legaz adelantó que se detectan ya «señales muy positivas» en la competitividad de la economía española.

Como muestra, el secretario de Estado de Comercio puso al sector de la automoción, que ha elegido España para sus inversiones porque, entre otras cosas, «la reforma laboral les resulta más conveniente desde el punto de vista de la contratación que otros mercados, como, por ejemplo, el francés».

Ingresos cumplidos

El secretario de Estado de Hacienda fue el encargado de disipar dudas sobre los ingresos del Estado durante el pasado año, tachados de demasiado optimistas. Miguel Ferre avanzó que los ingresos tributarios del Estado sumaron cerca de 168.000 millones de euros, cifra que supone un incremento del 4,2% en relación con el año anterior, sólo una décima menos que lo presupuestado. «Es una buena noticia, que responde al sacrificio de los españoles». El logro de estos ingresos jugará un papel fundamental en el cumplimiento del déficit público, cuyo dato se conocerá en febrero.

UN HORIZONTE DE RELATIVA CALMA

«España se financia bien, sOlA y a tipos de interés razonables»

«Existe la percepción entre la comunidad inversora de que la economía española no va a explotar. Hace unos meses, en verano, parecía que el país era incapaza de financiarse y que la quiebra estaba a la vuelta de la esquina. Desde que se supo que el BCE estaba dispuesto a salvar el euro a toda costa las cosas están yendo mejor para España. No se vislumbra en el horizonte una intervención, el país se financia sólo y a unos tipos razonables. Ahora hay que hacer crecer la economía».

PREM THAPAR / BNP Paribas Investment Partners

«españa tiene más riesgo que alemania, pero es más rentable»

«En 2012 se cerraron carteras y la inversión empieza de cero en 2013. Draghi ha tejido una red de seguridad que puede ser suficiente. España tiene más riesgo que otros países como Alemania, pero también una rentabilidad más atractiva. El bono alemán da poco. Los bancos centrales están ayudando con sus medidas a sacar el dinero de activos refugio a otros con algo más de riesgo. La caída de los tipos en la renta fija es una señal muy buena, porque hay mucho dinero en el mercado».

Ángel Pérez Carretero / Allianz Popular

«hay apetito por el mercado español, por lo español»

«España ha hecho los deberes y los inversores lo perciben; se empieza a ver ya el final del problema. Desde diciembre todo ha cambiado. Hay apetito por el mercado español, por todo lo español. Y más en América. Los 5 años de sufrimiento que lleva la renta variable van a cambiar. Pienso que la prima de riesgo puede situarse en torno a los 300 puntos básicos. La renta variable tiene atractivo ahora y lo va a tener más en el futuro».

Álvaro Climent / Ahorro Corporación

«LOS PRECIOS ESTÁN BAJOS Y HAY UNA OPORTUNIDAD DE INVERTIR»

«Desde el mes de octubre se ha notado un cambio de tendencia. Hoy, el 70% de los encuestados por nuestra firma cree que el Ibex subirá este año más del 10%. El Gobierno ha reconocido los problemas y ha tomado medidas. Los precios están bajos y la gente ve una oportunidad de invertir. Creemos que la prima de riesgo va a seguir a la baja, porque la percepción de riesgo se ha reducido. Estamos recomendando la compra de valores españoles».

Jean-Christophe Liaubet / Exane