Actualidad

Garamendi, el vizcaíno que busca representar también al empresario del kiosco

Antonio Garamendi, un vizcaíno que procede del mundo del metal, opta a presidente de la CEOE para poner en práctica el código ético de la patronal y mejorar su presencia institucional y su imagen, representando a todos los empresarios, también al del kiosco, y no sólo al que fuma puro y usa tirantes.

Aupado por los sectores descontentos con la actual gestión de la patronal, este vizcaíno nacido en Getxo hace 56 años utiliza un lenguaje llano y directo para pedir el voto de pequeñas organizaciones empresariales de diversos sectores y regiones, para lo que se ha recorrido España en coche durante la campaña electoral.

Propuesto por la patronal del metal Confemetal, Garamendi ha llevado a cabo una campaña electoral que ha basado en la lealtad, la transparencia y la libertad, por lo que no pidió avales sino votos y ha prometido -de llegar a la presidencia- ejemplaridad en su gestión y la puesta en marcha del código ético.

Crítico con la gestión del actual presidente y oponente en los comicios, Juan Rosell, Garamendi ha tratado de atraer el voto descontento defendiendo un cambio de modelo que vaya “de abajo arriba”, con más participación y recuperando la influencia y el prestigio que ha tenido tradicionalmente la patronal.

Este candidato no era muy conocido hasta hace un mes, cuando asumió -de manera inesperada- la presidencia de la asociación de pequeñas y medianas empresas Cepyme, donde, al ser el vicepresidente primero, sustituyó a Jesús Terciado, que dimitió tras ser imputado por presuntos cobros irregulares.

Desde este cargo, ha vivido en primera persona ya los últimos acuerdos adoptados en materia de empleo entre Gobierno y los agentes sociales (precisamente ayer, la prestación para desempleados de larga duración).

Lleva el mundo empresarial en las venas, cuentan sus allegados, que narran cómo comenzó sus primeros proyectos empresariales en su época de estudiante en el colegio de Los Jesuitas de Burgos, algo que probablemente le llevó a dedicar gran parte de su tiempo a promover el emprendimiento entre los más jóvenes.

Así, este licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, ha sido presidente y fundador de la Asociación de Jóvenes Empresarios del País Vasco (Ajebask), de la española (Ceaje) y de la Iberoamericana (CIJE), donde se centró en el apoyo a la creación de empresas, proporcionando ayuda en la gestión e inversión.

Aficionado a la navegación y a la música (toca el piano), pasa más de la mitad de la semana en Madrid, una ciudad que le gusta mucho, aunque no puede descuidar los negocios familiares, que en la actualidad se centran en los sectores del metal, la construcción, el inmobiliario, los seguros y la hostelería, donde participa como accionista o consejero.

En el pasado, ha sido delegado general de La Equitativa, consejero delegado de Bakoa, presidente Handyman y del Grupo Negocios, vicepresidente de Entel Ibai y consejero de Babcock & Wilcox, Albura, Red Eléctrica y Tubos Reunidos, entre otras.

Conoce bien la CEOE por dentro, ya que desde su posición de representante de Confemetal es vocal del Comité Ejecutivo y de la Junta Directiva y presidente de la Comisión de Energía de la patronal, donde ha presidido también la Comisión de Creación de Empresas y vocal del Instituto de Estudios Económicos.