Gowex admite que falseó las cuentas y deja a 4.000 inversores atrapados

Su consejero delegado dimite tras reconocer ante el juez y en Twitter el fraude. La compañía pide el concurso

La Razón
La RazónLa Razón

Realizada mi confesion voluntaria en los juzgados Estoy dispuesto a asumir las consecuencias y colaborar con la justicia Encaro las cosas

La empresa española de redes y tecnología wifi Gowex se asoma al abismo y va camino de convertirse en la nueva Pescanova, después de que su fundador y ya ex consejero delegado, Jenaro García, reconociese ayer haber falseado las cuentas.

Realizada mi confesion voluntaria en los juzgados Estoy dispuesto a asumir las consecuencias y colaborar con la justicia Encaro las cosas

Pido perdón a todos. Lo siento de todo corazón.

Un informe de la firma de análisis estadounidense Gotham desató el terremoto el pasado martes, al asegurar que las acciones de Gowex carecían de valor pues el 90% de sus ingresos declarados no existe. Aunque en un primer momento la compañía trató de defenderse de las acusaciones afirmando que el informe era «manifiestamente falso», el desplome sin fin de Gowex desde ese momento ha terminado con el máximo responsable de la empresa admitiendo un fraude del que aún es difícil determinar su alcance.

En la madrugada de ayer, García publicaba el siguiente mensaje a través de su cuenta en la red social Twitter: «Pido perdón a todos. Lo siento de todo corazón». Unas horas más tarde, aclaraba sus palabras: «Realizada mi confesión voluntaria en los juzgados. Estoy dispuesto a asumir las consecuencias y colaborar con la Justicia. Encaro las cosas». Entre medias de ambos mensajes –poco antes de las cinco de la mañana– Gowex enviaba un hecho relevante al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotiza la compañía, informando del engaño y de la dimisión de Jenaro García. El consejo de administración comunicaba que durante la tarde del pasado sábado García había manifestado que «las cuentas de la sociedad de, al menos, los últimos cuatro años, no reflejan su imagen fiel, atribuyéndose la autoría de esta falsedad».

Ante la salida a flote del verdadero estado financiero de Gowex, el consejo ha adoptado la decisión de solicitar el concurso de acreedores voluntario, «ante la previsión de que la sociedad no pueda hacer frente a sus deudas corrientes a su vencimiento».

Aunque en un primer momento se puso en duda la fiabilidad del informe de Gotham, la realidad parece ahora dar la razón a la firma de análisis norteamericana. De hecho, la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) anunció que pediría información sobre Gotham a su homóloga estadounidense –la SEC, por sus siglas en inglés–, alarmada ante un duro informe que en sólo dos días –entre el pasado martes y el miércoles– provocó un crac en las acciones de Gowex: 867 millones de euros de pérdida de capitalización bursátil y desplome de los títulos desde 19,95 euros por acción a 7,92 euros. Tan sólo la suspensión de la cotización el pasado jueves ha logrado frenar la caída.

A día de hoy, Gowex vale en bolsa algo más de 572 millones de euros, frente a los más de 1.900 millones de euros que valía en abril, cuando las acciones superaban los 26 euros.

Fuentes del mercado informaron a LA RAZÓN de que el volumen medio invertido en Gowex rondaba, antes del hundimiento bursátil de la semana pasada, los 30.000 euros por accionista. La mitad del capital está en manos de García, mientras que unos 7,5 millones de acciones cotizan en el MAB. Teniendo en cuenta un precio medio de compra de 15 euros por acción, el caso podría haber dejado atrapados a unos 4.000 inversores minoritarios. Las mismas fuentes explicaron que parte del fraude podría consistir en la elaboración de facturas falsas.

Bolsas y Mercados Españoles (BME) urgió ayer a Gowex a detallar el origen y alcance de la falsedad de sus cuentas, ante lo que considera que puede suponer «un abuso de mercado» –el mismo término que la CNMV uso para referirse a la actuación de Gotham–. Acordó además mantener la suspensión de la cotización «hasta nuevo aviso».

No obstante, todo hace prever que la bolsa, y en particular el MAB, se resentirán hoy de un escándalo que no hace ningún bien a la confianza de los inversores. De hecho, Gowex era, hasta hace sólo unos días, una de las joyas de este parque especializado en pymes. Fundada en 1999, Gowex dio su gran salto con la salida al MAB en el verano de 2010. Actualmente tiene desplegadas sus redes wifi en 65 ciudades, incluidas Nueva York, Madrid –hoy hay reunión con la Comunidad de Madrid para saber si seguirá adelante con la instalación de wifi en el Metro–, París, Dublín o Dubái, y planeaba salir a bolsa en EE UU.

Los resultados reportados por Gowex para 2013, que han resultado falsos, arrojaban una facturación de 182,6 millones de euros, unos recursos propios de 94,4 millones y un nivel de caja de 54,8 millones. Desde su debut en el MAB hasta la semana pasada, su valor se había multiplicado por cinco. Sin embargo, en términos reales los títulos habían multiplicado su valor por treinta, ya que el pasado año dividió por cinco el valor de sus acciones al tiempo que emitía nuevos títulos en una operación de «split».

Aunque se había especulado con que el ICO fuese el principal acreedor de Gowex, la institución aclaró ayer que el riesgo es de los bancos, «pues el ICO da el dinero a los bancos, que son los que se lo prestan a Gowex».

En ese mismo sentido, hace solo unos días, fuentes de la hasta ahora auditora de Gowex, M&A Auditores, indicaban que las cuentas eran "reales"y que nunca vieron "nada raro"en ellas, porque de lo contrario se "habría puesto alguna salvedad".

A pesar de ello, con el objetivo de "reforzar la transparencia", la empresa anunció el encargo a la auditora PwC un informe de investigación de la situación contable, financiera, contractual y de gestión de la compañía a 31 de diciembre de 2013, que debería estar listo antes de 31 de agosto.

Al mismo tiempo, según informó al MAB, Gowex había iniciado la elaboración de un informe para rebatir "todas y cada una de las acusaciones infundadas"contenidas en el documento de Gotham, que debía publicarse mañana antes de la apertura del mercado.

De hecho, la publicación de ese informe era el requisito establecido por el grupo para retomar la cotización de sus acciones.

La asociación de inversores Asinver presentó el viernes una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra Gowex, su presidente, su auditor M&A, su asesor Ernest&Young, y BME, por falseamiento de información económica, de cuentas anuales y uso de información relevante.

Los resultados reportados por Gowex para el año 2013, según insistía la compañía el pasado 2 de julio y que ahora reconoce falsos, arrojaban una facturación de 182,6 millones de euros, unos recursos propios de 94,4 millones y un nivel de caja de 54,8 millones.