La Comisión no es ningún ejemplo de moderación salarial

Madrid- La Comisión Europea (CE) se sumó el pasado miércoles, a través de su vicepresidente y comisario de Economía, Olli Rehn, a la propuesta de rebajar los salarios un 10% en España con el objetivo de impulsar la contratación y fomentar el crecimiento económico. La polémica medida, planteada inicialmente por el Fondo Monetario Internacional (FMI), consiguió algo inimaginable, poner de acuerdo a Gobierno, oposición –Rubalcaba se refirió en el día de ayer a la receta planteada por Rehn como «veneno»– y sindicatos.

Irritación con Rehn

La indignación con la Comisión Europea es máxima, teniendo en cuenta que el organismo no es el más indicado a la hora de dar ejemplo en cuanto a moderación salarial se refiere. En concreto, el sueldo que perciben por cualquiera de sus ocho vicepresidentes, entre los que se encuentra Olli Rehn, asciende a 23.874,93 euros al mes, de los cuales 22.351,76 euros pertenecen al salario base y a los que hay que añadir 911,38 euros por complementos.

Los suplementos salariales con los que cuentan los miembros de la Comisión van desde los complementos residenciales y por hijo, hasta las dietas familiares y los complementos por «expatriación»–compensación otorgada a aquellos trabajadores que deben desplazarse fuera de su territorio por motivos laborales–. En el caso de José Manuel Durão Barroso, el presidente de la Comisión Europea, percibe unos emolumentos fijos de 25.351,76 euros mensuales a los que hay que sumarles, como en el caso de sus vicepresidentes, una serie de extras por valor de 1.418,07 euros al mes. Finalmente, se encuentran los 19 comisarios restantes que según la última tabla salarial hecha pública por la CE perciben 19.910 euros fijos más 607,71 euros variables al mes por el desempeño de sus funciones.

Pensiones y jubilaciones

El periodo máximo que puede permanecer un comisario en su puesto es de dos mandatos, de una duración de cinco años cada uno, tras este periodo los ministros continúan recibiendo entre un 40% y un 65% de su salario base durante tres años, para ayudar a «gestionar su transición al mercado laboral». En el ocaso de sus carreras políticas, cuando los altos dirigentes europeos alcanzan –los 65 años edad límite de jubilación – la legislación comunitaria ofrece unas muy ventajosas condiciones de retiro. La cuantía de la pensión depende de los años trabajados en Bruselas por el comisario, se calcula multiplicando por 4,275% el salario base de cada año trabajado en el organismo, sin exceder el 70% del jornal.

El presupuesto para personal proyectado para 2013 por el organismo asciende a los 42.331.385 euros, un 1,3% más respecto a lo presupuestado para 2012.