Las acciones de Liberbank pierden el 42% de su valor en tres días

Desde el miércoles, cuando Popular fue adquirido por 1 euro por Santander, su valor de mercado se ha reducido en 462 millones.

Imagen de archivo de los paneles informativos de la Bolsa de Madrid
Imagen de archivo de los paneles informativos de la Bolsa de Madrid

Desde el miércoles, cuando Popular fue adquirido por 1 euro por Santander, su valor de mercado se ha reducido en 462 millones.

Cobrada la pieza de Popular en la madrugada del miércoles, los ojos de los inversores se han desplazado a otra entidad financiera, Liberbank, el fruto de la fusión de las cajas de ahorros de Asturias, Extremadura y Santander. Es el octavo banco cotizado de España, aunque sus acciones, a diferencia de los otros siete, cotizan en el mercado continuo. Desde que se conociera la compra de Popular por Santander a primeras horas de la mañana del miércoles y por tanto se suspendiera para siempre su cotización, las acciones de Liberbank han perdido un 42,23% de su valor. Han pasado de costar 1,177 euros a cierre de la sesión del martes a valer apenas 68 céntimos en tres jornadas vertiginosas que han vuelto a hacer sonar las alarmas sobre la salud del sector financiero en España, a la espera de la comparecencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso de los Diputados, el próximo lunes.

Contagio

Liberbank empezó la jornada del miércoles con un valor de mercado de 1.093 millones de euros y ha cerrado la semana con una capitalización bursátil de 631 millones. En sólo tres sesiones, las dudas de los inversores le han costado 462 millones, en una compañía de la que apenas cotiza un 30% del capital. ¿Es achacable a los bajistas, a las posiciones cortas? No parece. En el caso de Banco Popular, algo más del 12% de su capital estaba en manos de inversores que apostaban por la caída del precio de las acciones. De acuerdo con los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las posiciones cortas sumaban un 1,390% y ni siquiera estaban en el punto máximo de los últimos meses.

Liberbank, como Popular o Unicaja aparece siempre en todas las quinielas que se hacen en torno a un nuevo proceso de consolidación del sector bancario español, en una etapa en la que el negocio estrictamente financiero, el que se deriva de sacarle más rentabilidad al dinero que se presta que al coste de los depósitos de los clientes y el precio del dinero en los mercados de capitales. El margen financiero no da para mucho cuando el tipo de interés en la eurozona está en el 0% y sin visos de que suba al menos en los próximos doce meses, a tenor de las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

En un intento de justificar el desplome del precio de las acciones de Liberbank, los analistas sólo encuentran el efecto contagio. Porque el problema básico que motivó la intervención del Banco Central Europeo y del Mecanismo Único de Resolución fue la falta de liquidez de la entidad presidida por Emilio Saracho, algo que no sucede en este caso.

Según informaba ayer Ep, Liberbank disponía a 31 de marzo pasado de unos activos líquidos por valor de 6.849 millones de euros. Además, la relación entre créditos y depósitos («loan to deposit» en jerga financiera) es una de las más bajas del sector financiero. Por cada 100 euros en depósitos hay concedidos 87,4 euros en créditos, lo que proporciona un nivel de liquidez a corto plazo muy elevado.

Comparaciones

Algunos analistas aseguran que se están haciendo comparaciones sobre los niveles de deuda y morosidad entre ambas entidades y temen que la situación puede repetirse y optan por salir del capital antes de que pueda ser peor. Victoria Torre, de Self Bank, señalaba estos días que «los inversores están estableciendo paralelismos, aunque sus situaciones sean muy diferentes. Popular estaba en una situación extrema y el mercado ha sobrerreaccionado castigando de forma injusta a otro banco más pequeño». Para Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, Liberbank era el siguiente banco en el escalafón de los que cotizan en el mercado de valores.

De nada han servido hasta el momento las informaciones difundidas desde la entidad a través de la CNMV, según las cuales tiene todos los activos inmobiliarios tasados durante 2016 y por lo tanto con valor actualizado de manera rigurosa. El volumen de la cartera de activos dudosos disminuyó al término del primer trimestre en 254 millones de euros (un 7,9%) y en más de 1.830 millones en relación con la misma fecha del pasado año. Considerando las garantías colaterales, Liberbank disponía a cierre del primer trimestre de una cobertura del 121% en la cartera de créditos dudosos. Además, el valor actualizado de los activos adjudicados representa el 129% del importe neto de la deuda asociada a los mismos.

Nada ha servido. Ayer, las acciones de la entidad cedieron un 17,58%, cuando venían de caer un 18,32 en la jornada del jueves. Pudo ser peor, porque llegaron a desplomarse durante la sesión más de un 32%. Tampoco que la Corporación Masaveu, uno de los mayores accionistas de la entidad tras las fundaciones de las cajas, elevara su participación, lo mismo que el consejero delegado, Manuel Menéndez, que adquirió de forma directa 80.000 acciones de Liberbank y otras 129.000 mediante derechos futuros.

Liberbank ganó 32 millones de euros en el primer trimestre del año, aunque ha anunciado que llevará a cabo un nuevo ERE.