MENÚ
martes 18 diciembre 2018
22:34
Actualizado

Madrid Central pisa el acelerador de Zity en su primer aniversario

La compañía de «carsharing» cumplirá un año en diciembre y ya cuenta con unos 150.000 usuarios registrados

  • Los coches eléctricos compartidos se convierten en la alternativa de muchos madrileños por las restricciones al tráfico que vive la ciudad/dreamstime
    Los coches eléctricos compartidos se convierten en la alternativa de muchos madrileños por las restricciones al tráfico que vive la ciudad/dreamstime
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de diciembre de 2018. 11:25h

Comentada
R.S.G..  Madrid. 7/12/2018

Soplará las velas en diciembre por su primer cumpleaños y ya cuenta con unos 150.000 usuarios registrados, habiendo superado el millón de alquileres con una media de 25 minutos por cada uno. Zity acelera por las calles de Madrid y todo parece indicar que alcanzará velocidades de vértigo. Sobre todo teniendo en cuenta las restricciones al tráfico de vehículos privados en el centro de la capital.

Y es que el sector del «carsharing» se frota las manos con la entrada en vigor el pasado viernes de Madrid Central, un área de 480 hectáreas en la que el tránsito queda restringido y se favorece al peatón, la bicicleta y el transporte público y en la que solamente los coches eléctricos y no contaminantes sí pueden circular, los primeros con total libertad y los segundos con mayores limitaciones.

En este sentido, un 72% de los madrileños considera importante la puesta en marcha de esta nueva ordenanza para reducir la contaminación, lo que es un problema para el 90% de los ciudadanos que vive en Madrid, según un estudio elaborado conjuntamente entre Zity y Emov, del que también se desprende que cuatro de cada cinco madrileños cambiará su forma de acceder al centro.

Al margen de estos datos, los cortes de tráfico impulsarán las cifras de esta compañía, que fue concebida durante el año pasado y vio la luz en diciembre de 2017, fruto de la combinación de las capacidades de Ferrovial (80%) en el ámbito de los servicios urbanos y el desarrollo de soluciones sostenibles, y de la experiencia de Renault (20%). Javier Mateos, CEO de Zity, relata que el lanzamiento de la compañía requirió el desarrollo de un plan de negocio a 10 años. «Aún no estamos en rentabilidad, pero era algo que ya preveíamos», admite.

La empresa, en tan sólo seis meses, duplicó su número de usuarios, pasando de los 50.000 que logró en su primer mes hasta los cerca de 100.000. Y en noviembre ha sumado otros 50.000 más, de los que en torno al 70% son hombres de entre 25 y 45 años. Dispone de una flota de 500 vehículos.

El «carsharing» crece

Más allá de las cifras y de no haber superado todavía los números rojos, Mateos insiste en que se trata de un proyecto a largo plazo y se muestra muy optimista de cara al próximo año. Máxime viendo la eclosión y el auge del «carsharing», que ha crecido un 40% en un año, y que podría mejorar sus cifras de penetración teniendo en cuenta que el Gobierno quiere imponer restricciones al tráfico en casi 150 ciudades. Madrid es el primer lugar donde se han puesto en marcha sus servicios. Y en la capital ya han generado más de 80 puestos de trabajo directos. Sin embargo, no descartan dar el salto a otras ciudades de España e incluso de otros países, en cuanto vean la oportunidad, gracias al respaldo que tienen de importantes multinacionales. Se estima que sólo en Madrid hay 3.000 coches de uso compartido. Y es que ante los altos niveles de contaminación, la congestión del tráfico y los consecuentes cierres del tránsito privado, cada vez son más las personas que optan por otras alternativas de movilidad, entre las que resalta sobremanera el «carsharing».

De hecho, en 2030 el volumen de viajes compartidos estará por encima del 25%, según las estimaciones de Zity, desde donde se descarta la posibilidad de cubrir esa demanda con los operadores actuales, por lo que auguran la entrada de más competidores en el mercado.

«El coche compartido es una solución eficiente y económica. Los usuarios han entendido las enormes ventajas del servicio frente a los modelos tradicionales de movilidad. Desde un punto de vista objetivo, no tiene sentido gastar miles de euros en un coche particular que pasa más del 95% del tiempo aparcado sin ser utilizado mientras que pierde valor día tras día». Mateos cuenta cómo en muy poco tiempo ha aparecido una gran variedad de actores – «carsharing», «bici sharing», «moto sharing», «patinete sharing»– que configuran un nuevo modelo de movilidad llamado a revolucionar la forma en la que los ciudadanos realizan sus desplazamientos diarios. «Pasamos de un modelo basado en la propiedad a otro sustentado en el pago por consumo», añade.

Madrid, referente mundial

Finalmente, el CEO de Zity afirma que «Madrid es el referente mundial en servicios de movilidad compartida». Mateos considera que su éxito hay que buscarlo en los madrileños, quienes han elegido adoptar todas las nuevas formas de movilidad que han llegado a la ciudad. Remarca que se haya redoblado esta apuesta potenciando el «carsharing» cien por cien eléctrico con iniciativas como el Plan A de Calidad del Aire o la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs