Montoro expresa la voluntad del Gobierno por mejorar y modular la reforma local

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha expresado hoy la voluntad del Gobierno de mejorar y modular el contenido de la reforma local durante su tramitación en el Senado, así como en el año 2014 cuando se empiece a aplicar.

Montoro se ha manifestado así en la Comisión General de las Comunidades Autónomas, celebrada hoy en el Senado, para tratar sobre la reforma local y ha apostado por "tratar de aunar todas las voluntades", al considerar que las "divergencias"también enriquecen.

A juicio del ministro, el Senado es una Cámara de "segundas oportunidades"para buscar acuerdos y en la que merece "la pena pulir discrepancias".

Tras asegurar que el sentido de las reformas que está llevando a cabo el Gobierno es "superar la crisis económica", Montoro ha insistido en que el paso de la reforma local por el Senado puede "completar y enriquecer el proyecto", y se ha mostrado seguro de que el Grupo popular "va a tener esa disposición".

En su opinión, una reforma de tal "envergadura"hay que hacerla con "humildad"y ha agregado que no se acaba con su aprobación definitiva por las Cortes, ya que habrá que observar su "operatividad práctica", porque el propósito es que las instituciones funcionen, de manera que si es necesario su modulación se hará.

Las comunidades más críticas con la reforma han sido las de Cataluña, Andalucía, Asturias y Canarias, al considerar que la norma invade sus competencias autonómicas por lo que han avanzado que si el Gobierno no rectifica, acudirán al Tribunal Constitucional.

En respuesta a ello, el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha asegurado, en declaraciones a los medios en los pasillos del Senado, que éstas comunidades, con el anuncio de un posible recurso, lo que no quieren es "asumir competencias que ya son suyas".

Los consejeros de las comunidades gobernadas por el PP han asegurado que la reforma de la Administración Local "cierra el debate territorial"en España, al "delimitar competencias"y "evitar duplicidades".

En el turno de intervención de los representantes de las comunidades, el consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Colell, ha afirmado que el proyecto de ley de reforma local no respeta el Estatuto de Cataluña, que lo "supedita a la normativa estatal, y ha considerado que la normativa "va más allá de la Constitución".

En este mismo sentido, se ha expresado el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, al afirmar que la norma vulnera el Estatuto andaluz y su apuesta por el municipalismo, al tiempo que ha lamentado la falta de consenso "político y territorial"con el que nace la reforma, constituida por el PP "en absoluta soledad".

El Consejero de Presidencia de Canarias, Francisco Hernández, ha criticado que la redacción actual del texto "vulnera la autonomía municipal consagrada en la Constitución", al tiempo que ha destacado la "ausencia"de mención a la singularidad canaria, en referencia a los cabildos insulares.

Mientras, el consejero de Asturias Guillermo Martínez ha dicho que la reforma invade competencias y no tiene en cuenta a las comunidades uniprovinciales.

Los consejeros del PP han elogiado la labor desempeñada por Montoro en esta reforma que, según ha dicho el consejero de Presidencia de Madrid, Salvador Victoria, clarifica competencias, evita duplicidades y aporta un mayor control financiero.

Por su parte, el vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha reclamado "los recursos necesarios"para poder cumplir con "el mandato de no incremento del gasto", aunque cree que se trata de una "reordenación obligada"de la administración local debido a los cambios que ha experimentado el marco autonómico en los últimos 30 años.

La consejera de Presidencia de Cantabria, Leticia Díaz, ha considerado que esta reforma no se puede abstraer del resto de las emprendidas por el Gobierno y ha apelado a la "leal corresponsabilidad"para mejorar la gestión de las administraciones y garantizar los servicios esenciales.

Al informe del PP sobre la reforma local se han presentado seis votos particulares: dos del Grupo Mixto, y los cuatro restantes del PSOE, CiU, PNV y Entesa.

Todos ellos han coincidido en que la reforma vulnera la Constitución y la Carta Europea de las administraciones locales, así como algunos estatutos de autonomía al recentralizar las competencias, además de no reconocer las singularidades específicas de algunos territorios.