Multa récord al cártel del camión

Daimler, Daf, Volvo/Renault e Iveco pagarán 3.000 millones en tres meses por pactar precios para perjudicar a sus rivales y retrasar la llegada de la tecnología de reducción de emisiones.

La Razón
La RazónLa Razón

Daimler, Daf, Volvo/Renault e Iveco pagarán 3.000 millones en tres meses por pactar precios para perjudicar a sus rivales y retrasar la llegada de la tecnología de reducción de emisiones.

La Comisión Europea (CE) impuso ayer una multa record a cinco fabricantes de vehículos por haber formado un cártel desde 1997 a 2011, año en el Bruselas comenzó a realizar inspecciones en el sector y estas prácticas finalizaron. Durante este periodo de 14 años, dichas empresas pactaron precios y se pusieron de acuerdo para retrasar el desarrollo de la tecnología que permite cumplir con la normativa europea sobre gases contaminantes.

La cifra de la sanción asciende a la cantidad histórica de 2.930 euros, que podría haber sido considerablemente mayor, ya que MAN (Volkswagen), la empresa que confesó estas prácticas abusivas a la CE, ha conseguido quedar eximida de la multa en su totalidad (1.200 millones de euros). El resto de las participantes en el cártel –Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF– han logrado una rebaja del 10% al colaborar en las investigaciones.

La multa más cuantiosa hasta el momento por la formación de un cártel databa del año 2012, cuando la CE impuso a siete fabricantes de televisores una sanción de 1.470 millones de euros. El tercer puesto en el podio en cuanto a las multas por cárteles lo ostentan los cuatro grandes fabricantes de lunas de coche que tuvieron que afrontar una cantidad de 1.185 millones de euros en el año 2008. Cifras en estos dos casos que suponen aproximadamente la mitad de la multa récord anunciada ayer. En cuanto a la persecución por las prácticas de abuso en el mercado en detrimento de competidores y usuarios, la multa más alta impuesta hasta la fecha fue a parar al fabricante de microprocesadores Intel por valor de 1.060 millones de euros.

La irregularidades cometidas por estas cinco empresas consistieron en fijar los precios de los vehículos tal y como salen de fábrica para los camiones de peso medio (6 y 16 toneladas) y pesados (superior a 16). La CE, sin embargo, no es capaz de cuantificar la repercusión media que este pacto de tarifas habría tenido para los consumidores finales durante todo este tiempo, ya que el precio final de los vehículos está sujeto a diversas variables.

Encuentro en 1997

Además, Bruselas considera que estas cinco empresas repercutieron sobre los clientes finales el coste en sus productos de la tecnología para controlar las emisiones, cuya puesta en marcha fue retrasada de forma deliberada ante la vigencia de este pacto en el sector. En sus investigaciones, le CE concluye que el primer encuentro tuvo lugar en enero de 1997 en un hotel de Bruselas por parte de los ejecutivos de estas compañías. Estas citas continuaron de manera asidua durante los primeros siete años de vida de este cártel, muchas veces en los márgenes de ferias , y se completaban con llamadas de teléfono. En la segunda parte de esta asociación contraria a las normas de la Competencia, los contactos se formalizaron y eran ejecutados por directivos de menor entidad de las empresas subsidiarias en Alemania, que comenzaron a enviarse emails y dejar rastro electrónico de sus actividades.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, que compareció para explicar el veredicto de la CE, calificó de «no aceptable» el comportamiento de estos gigantes del sector, que fabrican nueve de cada diez camiones pesados y de medio tonelaje producidos en Europa y que deberían haberse dedicado a competir entre ellos por el bien de los consumidores. DAF deberá pagar 752.679.000 euros, Volvo (propiedad de Renault) tendrá que hacer frente a una multa de 670.488.000 euros, Iveco a una de 494.606.000 euros, y Daimler, al que se impone la cantidad más importante, 1.008.766.000 euros. Hay un sexto fabricante, Scania (Volkswagen), cuyo comportamiento está siendo investigado por Bruselas.Estas empresas tienen ahora tres meses para pagar la sanción que engrosará las arcas comunitarias.