Actualidad

Pastor logra un acuerdo entre Panamá y Sacyr para retomar las obras del Canal

El dinero evitará la paralización del proyecto al menos dos o tres meses

Pastor se reunió con el presidente panameño, Ricardo Martinelli, para hablar de la crisis
Pastor se reunió con el presidente panameño, Ricardo Martinelli, para hablar de la crisis

Las obras de ampliación del Canal de Panamá no se detendrán el próximo día 20. El gestor de la infraestructura y el consorcio a cargo del proyecto alcanzaron ayer un acuerdo para negociar una aportación extra de fondos que evite la suspensión de las obras.

Las obras de ampliación del Canal de Panamá parece que no se detendrán el próximo día 20. El gestor de la infraestructura y el consorcio a cargo del proyecto, en el que participa la constructora española Sacyr, alcanzaron ayer un acuerdo para negociar una aportación extra de fondos que evite la suspensión de las obras. «Estamos hablando de algunos fondos adicionales que ellos [el consorcio Grupo Unidos por el Canal] tendrían que poner de su parte y nosotros igualmente pondríamos un adicional», explicó el responsable de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, tras reunirse con la ministra de Fomento, Ana Pastor según informa Efe. La ACP y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) mantendrán hoy una reunión técnica a puerta cerrada para discutir sobre el monto que cada parte deberá aportar, siempre «sin salirse» de los parámetros establecidos en el contrato firmado por las partes, añadió.

Solución puente

El GUPC mandó a la ACP una carta de preaviso el pasado 30 de diciembre en la que le advertía de que si el próximo día 20 no ha cobrado los 1.200 millones de euros de sobrecostes que le reclama y que achaca a los panameños, suspenderá las obras. Los fondos que se van a aportar no suponen, sin embargo, que la ACP haya accedido a las reclamaciones de Sacyr y sus socios. Son parte, más bien, de una solución puente que permite salvar la cara a las dos partes y ganar tiempo. Al gestor de la infraestructura, porque no verá paralizadas las obras y no tiene de momento que abonar los sobrecostes reclamados; y al consorcio constructor, porque logra dinero para seguir con los trabajos. Y es que este dinero extra, según explicó Quijano, será para dar «solvencia» al consorcio durante los próximos dos o tres meses, hasta que la Junta de Resolución de Conflictos (BID) decida sobre el reclamo por los sobrecostes de 585 millones de dólares que el GUPC presentó en 2012. «El problema que ellos tienen en este momento es que al no haber ninguna resolución por parte de la Junta (DAB) y que la misma puede tardar de dos a tres meses, entonces pudieran tener un problema de flujo de caja», y el aporte extraordinario «es para ayudar llevarlos a ellos –al GUPC– a través de estos próximos dos o tres meses sin paro de obras», explicó Quijano. El contrato de construcción contempla que, si las reclamaciones son rechazadas en primera instancia por la ACP, pueden ser reivindicadas después ante la Junta de Resolución de Conflictos –BID, por su siglas en inglés– o ante un tribunal internacional de arbitraje con sede en Miami. Hasta ahora, Sacyr y sus socios habían reclamado a la ACP, sin éxito, que les abonara los sobrecostes que les había reconocido como justos en diversas reuniones. El gestor del Canal les había emplazado a acabar la obra y a reclamar después en el BID o en el arbitraje, con sede en Miami. Ahora, como explicó Pastor, el GUPC cede a la pretensión panameña de canalizar todas sus peticiones de sobrecostes a través de estos conductos. A cambio, logra fondos para seguir con la obra, toda vez que el consorcio había asegurado que sin más dinero, no podría seguir adelante con los trabajos.

La reunión con Quijano fue la última que Ana Pastor sostuvo en una maratoniana jornada en tierras panameñas. La ministra de Fomento se había reunido horas antes con representantes del consorcio capitaneado por Sacyr y con el presidente panameño, Ricardo Martinelli. Ya entonces, Pastor anunció la disposición de ambas partes para sentarse a «hablar y dialogar para intentar resolver todos los problemas», como luego sucedió.

Agradecimientos

Tanto Martinelli como Quintana agradecieron la visita y las gestiones que había realizado la representante del Ejecutivo español. «Lo que más queremos todos los gobiernos del mundo, el de Panamá, de España, es que el Canal de Panamá se termine y se expanda según los términos estipulados en el contrato», dijo Martinelli, quien agradeció a Pastor su «muy atinada intervención» y su «muy significativa ayuda». Quijano, por su parte, le agradeció que lograra que los integrantes del consorcio «regresaran» a negociar a los términos del contrato, en alusión a la intención del GUPC de tramitar sus reclamaciones por las vías que estipula el contrato.

Aunque se trate de un conflicto entre un ente autónomo de un Estado y un grupo de empresas, Pastor aseguró que el Ejecutivo español ha intervenido de buena fe en busca de que las partes «lleguen a acuerdos, porque el acuerdo y el entenderse será bueno para todos». El Gobierno no quiere que las obras se suspendan para no dañar el prestigio del sector constructor español.

Las claves del acuerdo

- Sacyr y Panamá se comprometen a aportar fondos para terminar las obras de ampliación del Canal.

- Con ellos, el consorcio tendrá solvencia para continuar las obras al menos dos o tres meses.

- Entonces, la Junta de Resolución de Conflictos decidirá sobre las reclamaciones de sobrecostes.